30 de marzo de 2015

LOS COTILLEOS DE BONO



José Bono, Pepe para los amigos, acaba de publicar otro libro. Dado su contenido es posible que las librerías tengan problemas a la hora de decidir en que sección lo colocan. De momento lo han puesto en los escaparates, justo al lado de "La canción de Roldán" , última publicación de Sánchez Dragó, un libro el de Roldán que trata, sin conseguirlo, de humanizar a un chorizo sin escrúpulos. Un maridaje perfecto el de Bono con Roldán, dos socialistas que nunca lo fueron, ni lo son, otra cosa es que ambos fueran o sean militantes del PSOE.

El panfleto de Bono no pasa de ser una colección de chismes de pasillo y despacho. Dice Bono que todo lo que cuenta es verdad y yo me lo creo, Bono no sería capaz de dar forma a una historia de ficción ni con la ayuda de diez "negros". Pero a estas alturas de la película el relato de Bono ya sirve para poco, más bien para nada. Que nos cuenten ahora los dimes y diretes que se cocían hace 11 años en el gobierno de Zapatero, ya no podemos hacer nada salvo indignarnos, tiene tanto o menos interés que la biografía de Jaime Peñafiel.

Lo que si hubiera estado bien es que Bono nos hubiera contado con detalle las razones por las que vulneró la legislación sobre incompatibilidades que él mismo aprobó en 1997, siendo presidente de Castilla-La Mancha, para montar en 2001 la hípica familiar que se levantó a las afueras de Toledo, "Hípica Almenara", sociedad de la que el ex ministro ostentó el 80 % del capital social, dedicando parte de los beneficios obtenidos a la compra a titulo personal de un apartamento en El Campello (Alicante) por el que pagó 360.000 euros. Beneficios obtenidos en buena parte gracias al patrocinio de Banco Santander, Endesa, Porcelanosa, Beatriz Hoteles, Mahou, Coca Cola, Telefónica, Iberdrola... Por otro lado fue  Francisco Hernando, El Pocero, quién ejecutó las reformas en la finca y declaró en su momento que no cobró directamente de los Bono, sino de los patrocinadores. Recordemos que El Pocero pegó un gran pelotazo inmobiliario (12.000 viviendas) en Seseña (Toledo), población y provincia pertenecientes a la Comunidad de Castilla-La Mancha y de la que Bono fue presidente.desde 1983 hasta 2004. También podría aclarar con detalle las operaciones de compra-venta de caballos a través de su amigo, el también promotor inmobiliario, Rafael Santamaria (Reyal), compras pagadas con billetes de 500 euros envueltos en papel de periódico.

También, y aunque fuera en el epílogo, podría darnos cumplida cuenta de la conversación que mantuvo en su casa con Pablo Iglesias, reunión a la que asistió Zapatero, pero este asunto lo deja para su próximo libro. Ahora la prensa alerta de que varios "socialistas" de la órbita de Bono y Zapatero están llamando a la puerta de Podemos para que les hagan un sitio en sus listas, un acercamiento que justifican ante el marcado carácter socialdemócrata que estos viajeros atribuyen ahora a esta formación, olvidando que hasta hace solo unos días la calificaban de radical, comunista de viejo cuño y peligrosamente bolivariana.

Por otro lado, la campaña publicitaria para promocionar el libro en cuestión ha sido espectacular. Radio, televisiones. prensa impresa y digital, desayunos, comidas y cenas... que contaron con la asistencia de "personalidades" de la política española, como si de un hito literario se tratase. Bono manifiesta que en la publicación de este libro no le mueve ningún interés económico, que lo hace por la satisfacción que como autor del mismo le produce que su obra se lea. Si esto es así, lo que debería haber hecho Bono es publicar su obra en internet en plan gratis total, en lugar de a través de Editorial Planeta al precio de 23,50 euros, un precio que triplica el de "El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha", - perdón por la comparación - .

Dice Ramón Perelló, el editor de Bono, que "el libro es todo un manual para el ejercicio del poder", y lo dice sin pestañear. Después de oír esto la totalidad de los trepas de la política española habrán corrido a la librería para hacerse con un ejemplar, para después llevar a cualquier librería de viejo las obras de  Nicolás Maquiavelo, no sin antes haber escrito en la primera página del libro de Bono una frase atribuida al filósofo florentino: "El fin justifica los medios".

Benito Sacaluga






24 de marzo de 2015

EL ABOGADO FELIPE




A sus órdenes, Sr. Cisneros.
Mal, muy mal debe de andar de fondos la oposición venezolana si hecha mano de Felipe González para defenderse ante los tribunales. El socialista Felipe abogado defensor de la derecha, lo que hay que ver. Un abogado laboralista que lleva sin ejercer desde 1969, no parece ser el más indicado para este asunto, y no lo es. La realidad es que González ha sido contratado para que no se canse de hablar de sus clientes en todos los foros internacionales donde le dejen hablar, a ver si así la justicia venezolana cede ante la presión internacional. 

La reacción de Venezuela no se ha hecho esperar y recuerdan al mundo que González era muy amigo de Carlos Andrés, responsable de la muerte de entre dos mil y tres mil ciudadanos en 1989 durante “El Caracazo” y que Felipe nunca ocultó su admiración por el “compañero” de la Internacional Socialista que finalmente tuvo que huir de Venezuela cuando se descubrió su corrupción. Al mismo tiempo no olvidan que sus mejores amigos son empresarios venezolanos como Gustavo Cisneros, el magnate que logró adquirir Galerías Preciados tras su expropiación por el gobierno de Felipe y luego la vendió a El Corte Inglés, haciendo un negocio redondo. Tampoco olvidan que  Felipe ha continuado cultivando su amistad personal con Cisneros, una de las grandes fortunas de Venezuela y Latinoamérica, que controla un holding propietario de medios de comunicación, entretenimiento, medios digitales, inversiones inmobiliarias, desarrollos turísticos y productos de consumo.

Por no olvidar, los venezolanos tampoco olvidan que Felipe en abril de 2002, hizo declaraciones a la cadena SER poco después del golpe contra Chávez que ponía al frente del gobierno al jefe de la patronal Pedro Carmona Estanga. En ellas calificaba a Hugo Chávez de “golpista” sin ahorrar explicaciones: “por los votos o por las botas, Chavez es un autoritario que liquida las libertades”. 

No nos equivoquemos, a Gonzalez le importa un bledo el destino de los opositores encarcelados en Venezuela, a Gonzalez lo que le importa y lo que realmente defiende es al capitalismo venezolano y a las intenciones de los Estados Unidos, un capitalismo al que muchos favores debe a nivel personal.....y también le importa el dinero que presuntamente va a recibir a cambio de su intervención.

La prensa venezolana tampoco duda en informar que (sic):  "...este personaje, que en 1983 engendró en su gobierno del PSOE los escuadrones de la muerte, denominados GAL (Grupos Antiterroristas de Liberación), con el fin de combatir mediante el asesinato puro y duro a ETA, se atreve a cuestionar la justicia y el debido proceso en Venezuela".

Parece ser que Gonzalez ha sentido envidia de los viajes internacionales de Zapatero a modo de embajador de la concordia, y ha decidido unirse a la derecha española en calidad de altavoz de sus furibundos ataques al régimen venezolano, unos ataques que se efectúan solo y exclusivamente en aras del desgaste politico de Podemos.

Gran gesto de Felipe Gonzalez, por el que a buen seguro será espléndidamente recompensado por los magnates venezolanos, recompensa que dejarán a la altura del betún los honorarios profesionales que Monedero recibió del gobierno venezolano. Espero que, si llega el caso, el gran abogado Gonzalez haga pública la factura, la emita a nivel personal y pague los impuestos en España.

Bien Felipe, bien. Te has convertido en un gran defensor de los derechos humanos y las libertades, cosa de la que me alegro, y como tal defensor espero que, una vez que acabe tu incursión venezolana, te des una vuelta por el Sahara Occidental, ese territorio que España abandonó en 1975, poniéndolo en manos de Marruecos con la firma de Juan Carlos I estampada en los Acuerdos de Madrid. Te pasas por allí, hablas con el Frente Polisario y les ayudas a que el pueblo saharaui sobreviva como tal. Pero no lo harás, por un lado los saharauis son pobres de solemnidad y no pueden hacer frente a tus honorarios, y por otro lado tus propiedades en Marruecos, tu mansión en Arcilla (Marruecos), valorada en 2,5 millones de euros y edificada con el visto bueno del amigo Mohamed VI, no aconsejan que te enfrentes a ese monarca tan demócrata con el que tan bien te llevas.

Otra cosa que el abogado Felipe podría hacer, sería colaborar con las plataformas que luchan contra los desahucios en España, pero claro eso no da dinero y, además, con la banca española también tiene deudas pendientes, él y el PSOE.

Muchas más cosas son a las que podría dedicar su tiempo el abogado Felipe, por ejemplo a la defensa de las victimas del franquismo.


Benito Sacaluga.

23 de marzo de 2015

!VIVAN LAS CADENAS¡



Entre el PSOE y el PP se han llevado 2.473.210 votos en las recientes elecciones autonómicas andaluzas. Ciudadanos, la marca blanca del PP, se ha llevado 368.559 papeletas. El 34,88 % del censo, 2.266.104 andaluces, se ha quedado en su casa, no ha votado. Si sumamos PP + PSOE + CIUDADANOS + ABSTENCIÓN caemos en la cuenta de que 5.107.873 andaluces no están dispuestos a que se produzca un cambio politico de calado, ni tan siquiera a que las fuerzas izquierda-derecha se compensen, prefieren que todo siga igual, y..... representan al 78,62 % del Censo Electoral. La izquierda andaluza, IU y Podemos, han conseguido 863.938 votos, el 13,30 % del Censo y el 21,50 % de los votos emitidos, todo un fracaso de la izquierda en una zona de España donde el paro bate récords históricos y la corrupción política que afecta al PP y al PSOE alcanza cifras mareantes. Curiosamente los votos obtenidos por la izquierda andaluza representan una cifra muy inferior al número de los desempleados andaluces (1.037.016 personas), a esto si que lo llamo yo !estar parado¡

Si nos fijamos en el número de escaños obtenidos por cada formación nos encontramos con que el PSOE suma 47, el PP obtiene 33, Podemos se hace con 15. C´s con 9  e IU con 5 escaños. Si tenemos en cuenta que el número de escaños del Parlamento andaluz es de 109, basta sumar para concluir que para nada o muy poco ha salido tocado el bipartidismo en estas elecciones, ya que entre PP y PSOE aglutinan el 73,39 % de los escaños. Muchos dirán que mi afirmación es falsa, pero lo que parece claro, lo cierto, al menos por ahora y a la vista de los resultados de las elecciones, es que en Andalucía o gobierna el PSOE o gobernará el PP, con pactos, sin ellos o en plan medio-pensionista, pero así es la realidad. Una realidad que es posible como consecuencia de la total deriva hacia el centro del PSOE y a la  falta de unidad de la izquierda. Es más, llegado el caso, y como ya nos han advertido desde ambos partidos, no dudarán en formar una gran coalición. Son muchos años de ambos partidos en el poder, y muchas cosas inconfesables las que tienen que ocultar como para permitir que otros abran los cajones.

!Vivan las cadenas¡, vociferaban los absolutistas españoles al paso de Fernando VII, recién llegado de Francia para cargarse la Constitución de 1812. !Vivan las cadenas¡ fue lo que ayer el 78,62 % de los andaluces, y algunos sin darse cuenta, gritaron calladamente, unos frente a las urnas, otros desde sus casas. 

La izquierda española tiene un problema y ese problema es precisamente su ideología y la etiqueta que la acompaña. En España ser de izquierdas está mal visto. En general se les mira mal. Lo de "rojos de mierda" sigue siendo la expresión más utilizada para definir a aquellos que se han comprometido con el objetivo de la igualdad. En España no nos gusta eso de la igualdad, tal y como el franquismo estableció "España es diferente" y los españoles formamos parte de ese todo, de esa España diferente e indiferente a los problemas que, una dictadura primero y una interesada transición después, grabaron a fuego en la piel de las clases trabajadoras.  Lo de la justicia social nos suena a barricadas y las barricadas a guerra civil. 

Ahora, sesudos analistas politicos se afanarán en explicarnos los resultados de ayer, en explicar lo inexplicable si lo abordamos desde la lógica. Los partidos politicos que han perdido escaños en el parlamento andaluz nos dirán que seguirán luchando para cambiar el voto en las próximas elecciones. Los ganadores se reunirán en sus sedes, para ver como explican a sus votantes que las promesas realizadas durante la campaña se llevarán a cabo "cuando se pueda". Se hablará de pactos, puntuales o permanentes, se sacará pecho de las victorias y se suavizaran las derrotas. Todos, sin excepción, evitarán reconocer el autentico fracaso que las recientes elecciones significan para los trabajadores, los desempleados, los pensionistas, los estudiantes... y para la izquierda.

La izquierda española seguirá inmersa en su sopa de siglas, en sus diferencias y en sus afinidades, así lleva desde 1931 y así nos ha ido. Matices sin ninguna importancia, exigencias infumables e inútiles, protagonismos, intransigencia y  hasta fanatismo en algunos casos, son las causas de su desunión. Mientras tanto la derecha a los suyo...con el permiso del PSOE, ese partido accidentalista que ha renunciado a sus orígenes y al socialismo como principio politico.

No obstante siempre hay lugar para la esperanza. Tal y como hoy publica Jesús Maraña:
Se confirma un cambio de ciclo, y con él la necesidad de hacer política, de demostrar talla y capacidad de diálogo. Lo cual, contra lo que pretenden agoreros bien amarrados a viejos aparatos políticos o a poderes económicos o mediáticos, no tiene por qué identificarse con inseguridad o debilidad democrática. La imperiosa necesidad de convencer a otros puede fortalecer la democracia mucho más que la acostumbrada prepotencia de las mayorías absolutas o de una alternancia bipartidista supuestamente intocable.
"Talla y capacidad de diálogo", que bien haría la izquierda en proponerse como objetivo inmediato.

Ah!... y la República en el fondo del cajón, si en España ser de izquierdas resta votos, ser republicano, luchar por la vuelta de la República, ni os cuento.


Benito Sacaluga.



21 de marzo de 2015

FRANCO, RAJOY Y LA EDUCACIÓN



Durante la II República y el franquismo se sucedieron reformas educativas parciales que iban afectando a algunos niveles educativos, entre otras, la del Decreto de 1931 de Educación de Adultos o la de la Ley de Ordenación de la Enseñanza Media de 1953, esta última de clara inspiración confesional e ideológica. Una de las cuestiones más candentes fue el rol de la religión en la escuela, eliminado durante la II República e impulsado fuertemente, asignatura obligatoria, durante la dictadura franquista. En todo caso, la “Ley Moyano” de 1857, seguiría vigente durante más de 100 años, hasta la aprobación en 1970 de la Ley General de Educación y Financiamiento de la Reforma Educativa, más conocida como “Ley Villar Palasí”, de nuevo por el apellido de su principal impulsor.(1)

Por lo que se refiere a la organización de los centros, la nueva ley los clasificaba en estatales (creados y sostenidos por el Estado) y no estatales (pertenecientes a la Iglesia o a otras instituciones o personas). Entre estos últimos, se contemplaba la posibilidad de acordar conciertos con el Estado, en los cuales se determinarían, en todo caso, los derechos y obligaciones recíprocos en cuanto a régimen económico, profesorado, alumnos (incluido el sistema de selección) y demás aspectos docentes. En definitiva, un sistema puesto al servicio de un mayor grado de escolarización, todavía muy baja en aquellos años y donde el Estado renunciaba a poner los medios necesarios para atender la enorme y creciente demanda de plazas educativas.(2)

Durante la segunda mitad de los años 50 y todo el decenio siguiente, fueron muchos los colegios privados que se crearon para la enseñanza primaria y de los bachilleres, medio y superior. Algunos de ellos tenían conferidas facultades para otorgar el aprobado de los cursos, sin embargo las reválidas de los mismos debían conseguirse mediante examen en los denominados Institutos. Ni que decir tiene que todos estos colegios e institutos practicaban una total separación de sexos entre sus alumnos. El "negocio" de la enseñanza florecía en España y las autorizaciones administrativas para fundar un centro de enseñanza se convirtieron rápidamente en objeto de deseo. La Iglesia Católica obtenía tantas licencias como solicitase, los franquistas reconocidos también, sobre todo si habían prestado servicios a los franquistas durante la Guerra Civil, tanto militares como civiles. Sin embargo el acceso a la enseñanza pública quedaba restringido a causa de la escasez de centros y el elevado número de solicitudes de matrícula. Como consecuencia de lo anterior muchas familias de bajo nivel de renta no tenían más remedio que acudir a centros privados, pagando unas cantidades mensuales que en muchos casos suponían una buena parte de sus escasos ingresos. Otras familias no tenían más remedio que sacar a sus hijos de los colegios nada más cumplían los 10 años de edad, o incluso antes.

A modo de ejemplo ilustrativo del acaparamiento de los centros de enseñanza por parte de miembros significados del aparato franquista, el propietario y director del colegio donde cursé mis estudios de primaria y bachillerato, era un Teniente de Ingenieros que ostentaba dos cruces de guerra, cuatro cruces rojas al mérito militar, medalla de sufrimiento por la patria, cruz de la constancia, medallas de la campaña de la guerra de España y Rusia y cruz de guerra alemana con espadas. Todo un ejemplo para aquella juventud a la que el dictador adoctrinaba desde la infancia hasta bien entrada la adolescencia.

La "Religión" era asignatura obligada y el Catecismo su "libro de texto" principal. El rezo semanal del Santo Rosario era obligado y las clases de religión eran impartidas por sacerdotes, dándose la circunstancia, en muchos casos, que ese mismo sacerdote profesor hacia las funciones de párroco de la Iglesia del barrio y ponía gran interés en procurar la asistencia de sus alumnos a la misa de 12 de los domingos. No hacerlo suponía la significación negativa del alumno entre todo el profesorado, y el cura se encargaba de que así fuese.

Cumpliendo con los preceptos del nacionalcatolicismo imperante en aquellos tiempos, además de la citada asignatura de Religión, existía otra denominada "Formación del Espíritu Nacional" (FEN). Toda una loa a la "Cruzada", salpimentada con los Principios Fundamentales del Movimiento y de la Falange. Un lavado de cerebro en toda regla, dirigido a chavales de 10 o 11 años de edad y que se mantenía hasta cumplidos los 16. Una asignatura que permaneció vigente en los planes de educación hasta 1970 (de aplicación a los nacidos a partir de 1961). El libro de texto, uno diferente por cada curso, estaba a cargo de la Editorial Doncel, perteneciente a la Secretaría General del Movimiento. Por cierto, la Editorial Doncel se mantuvo activa hasta 1981. La obra "Historia de una Bandera" escrita por Francisco Franco y editada por E.Doncel aún se puede adquirir, además de otras lindezas similares.

En total un mínimo de seis años de educación diaria en los preceptos católicos y las bondades del franquismo. Después todos tuvimos ocasión de comprobar la manipulación a que habíamos sido sometidos desde niños, el acceso a la información nos abrió lo ojos. Algunos borramos de nuestras memorias toda esa doctrina, otros, los más, bien a causa de su entorno familiar o bien por mera identificación con el franquismo y el catolicismo, siguieron por la senda marcada por la dictadura. No nos extrañemos pues de que hoy en día, y desde hace ya muchos años, el Partido Popular siga obteniendo millones de votos.

Hoy, medio siglo después, las líneas fundamentales de la educación franquista amenazan con establecerse nuevamente en colegios y universidades. La proliferación de centros privados y concertados cuenta con el total apoyo del Gobierno, las líneas de unos y otros arropan a la doctrina católica, sus alumnos son hijos de votantes fieles o decididamente potenciales. No nos extrañemos pues de los ataques, ni de los impedimentos que el Partido Popular lleva a cabo contra una educación pública, libre y gratuita, contra la cultura en general, tampoco de que ande poniendo trabas a las clases más desfavorecidas,... subidas de tasas, nuevos cambios en los planes de estudios,... Menos aún debemos extrañarnos si sabemos que el actual ministro de Educación, José Ignacio Wert, inició su carrera política en la UCD de 1977 y fue diputado por Madrid bajo las siglas de Coalición Popular (Alianza Popular, PDP y Partido Liberal). Wert, tan solo cuarenta días después de jurar su cargo como ministro en 2011, dió a conocer su proyecto de reforma de la Enseñanza Secundaria según la cual la Educación Secundaria Obligatoria se reduciría en un año, pasando de 4 a 3. Casi a continuación subvencionó con dinero público el "Diccionario biográfico español" de la Real Academia de la Historia (193.000 euros) a pesar de la polémica suscitada por algunas de las entradas como la dedicada al general Franco en que su biógrafo Luis Suárez Fernández no lo llama dictador y omite citar gran parte de la represión franquista, prácticamente toda.Un año después de su nombramiento cedíó a las presiones de la Iglesia Católica y de la línea dura se su partido y se cargó de un plumazo la asignatura de Educación para la Ciudadanía. El PP no quiere ciudadanos, quiere votantes fieles, y para conseguir este objetivo la educación y la cultura son obstáculos y el concepto ciudadanía, la sola palabra, siempre ha sido considerado peligroso por la derecha española.

Las maniobras actuales del Partido Popular para convertir la educación en un adoctrinamiento están basadas en los postulados existentes en los colegios durante el franquismo. Volvemos a colegios con separación entre niños y niñas, clases de religión, por supuesto católica y planes de estudios que favorecen al sector de población con más recursos económicos, en detrimento de la población más desfavorecida. Al mismo tiempo que se crean nuevos colegios concertados o totalmente privados, se aumenta el número de alumnos por clase en los colegios públicos y se recortan las dotaciones economicas de los mismos, poniendo en peligro el puesto docente de cerca de 40.000 profesores interinos.

Como antes dije, no nos extrañemos de que hoy en día, y desde hace ya muchos años, el Partido Popular siga obteniendo millones de votos. 

Benito Sacaluga.


(1) y (2): Colegios concertados y selección de escuela en España: un círculo vicioso. Roberto Fernández Llera. Manuel Muñiz Pérez. Departamento de Economía. Universidad de Oviedo. 2012.

19 de marzo de 2015

LOS TRES DE LA CRUZ ROJA



Eso de hacerse pasar por desinteresados prohombres que dicen practicar la caridad y la ayuda humanitaria, con el solo fin de forrarse, o en el mejor de los casos conseguir algún beneficio, es tan antiguo como el ser humano, o por lo menos desde que Pablo escribió su 2ª carta a los Corintios. El todopoderoso Ministerio de Hacienda acaba de inscribir al Partido Popular en la Hermandad de la Virgen de la Caridad, y por tanto, como al resto de devociones "Marianas", le exime de pagar impuestos por la pasta que sus fieles le dan en limosna. Me viene ahora a la memoria esa película española de los años 60 en la que tres espabilados se apuntan a la Cruz Roja para poder entrar gratis total en los campos de fútbol. Si seguimos así pronto veremos como los partidos políticos reciben el mismo trato que la Iglesia Católica en lo que a cotizar impuestos se refiere. Al fin y al cabo todos, casi todos los partidos y el clero, persiguen el mismo fin, captarnos para después dominarnos. 

Ahora que los imputados serán calificados como investigados, estamos a un paso de que los corruptos solo sean recaudadores irregulares, mientras tanto nuestras declaraciones a Hacienda pasarán a convertirse en confesiones, eso si, sin estar amparadas por ningún secreto y con penitencia monetaria, salvo para aquellos que lo defraudado lo hayan dedicado a engrosar la libreta de Bárcenas, o la de Rajoy, que para el caso es lo mismo. Aznar, que era bastante más listo que Rajoy, nunca se desprendía de su libreta, la llevaba a todas partes consigo, pegada a si mismo, tal y como hacía el cura de Villalpando con su misal o Heinrich Himmler con su cápsula de cianuro.

Nada más estallar la crisis financiera, los banqueros londinenses se dejaron en casa el bombín, el paraguas y el traje. Iban a trabajar en vaqueros para evitar que se les identificase por la calle y se les pusiera a caldo. Si esto sigue así, lo de Hacienda digo, los funcionarios de ese Ministerio no tendrán más remedio que dejarse coleta si quieren evitar ser reconocidos y convertirse en el blanco de todas las iras cuando se metan en el metro o en el autobús. 

Imagino la alegría y el gozo que inundarán hoy el domicilio de los Urdangarines. Teniendo en cuenta que el Instituto Noos era una sociedad sin ánimo de lucro, tal y como Hacienda ha actuado con el PP habrá de hacerlo con ellos y se van a ahorrar un pasta en impuestos, lo mismo Hacienda ahora les devuelve dinero, al igual que hizo con Bárcenas. 

Mi amigo Joaquin, jubilado al que Hacienda le quita mensualmente 78 euros de su exigua pensión, y que tiene que pagarse de su bolsillo las jeringuillas de la insulina, me dice que esto, lo del PP y Hacienda, parece de cachondeo, y en tono muy serio y en voz alta repite sin cesar que el hecho cierto de que le roben le fastidia menos que el que le tomen por tonto. Normal si tenemos en cuenta que, como a todos, el Estado le lleva sacando la pasta del bolsillo desde que cobro su primer sueldo como aprendiz en un taller mecánico. Ya está acostumbrado a que le roben. Se encuentra, nos encontramos, en el mismo estado que el viejo bibliotecario de "Cadena Perpetua", le han institucionalizado.  Yo le he dicho que difícil va a ser que no le sigan robando, pero que eso de que le tomen por tonto tiene remedio, que simplemente tiene que negar el voto a quienes sabe que lo hacen...cuestión de saber elegir. Joaquin me ha respondido que no sabe aún a quien votará, pero que si sabe, con total seguridad,  a quien no.


Benito Sacaluga


16 de marzo de 2015

AGUIRRE Y LA MEMORIA HISTÓRICA



La otra noche en Telecinco, la dama del broche dijo, dos veces al menos, que si estuviera en su mano derogaría, eliminaría la Ley de Memoria Histórica; esa ley que el gobierno del PP nunca ha cumplido ni hecho cumplir y a la que Rajoy dejó sin presupuesto nada más llegar a su palacio de La Moncloa. Unas declaraciones que no le deberían salir gratis. Isabel San Sebastian, sentada enfrente, ser revolvía de gozo en su silla, para ella solo existen las victimas de ETA, las derivadas de la guerra civil y del franquismo parecen ser efectos colaterales de una gran Cruzada.

Aguirre debería explicar con argumentos sólidos los motivos que tiene para que una Ley, sea la que sea, aprobada en un parlamento democrático deba ser borrada del mapa. Si como es el caso hablamos de una ley cuyo fin principal es hacer justicia a unos cuantos cientos de miles de españoles, la postura de esta señora chirría en los odios de cualquier demócrata y a los familiares de las víctimas nos provoca, sobre todo, asco. Quizás Aguirre tenga pensado, si llega a ser alcaldesa de Madrid y una vez derogada la Ley por el Gobierno, emprender un maratoniano cambio de los nombres de las calles y plazas de la capital, para que los insignes asesinos franquistas vuelvan a darles nombre. Hablando de Aguirre todo es posible. Hasta puede que el madrileño Paseo de la Castellana vuelva a denominarse Avenida del Generalísimo y las estatuas ecuestres del dictador, que por cierto era del arma de Infantería y poco o nada montó a caballo, sean rescatadas de los depósitos municipales para ser colocadas en alguna plaza o en alguna rotonda. O quizás lo que Aguirre pretende, simple y llanamente, es silenciar una vez más las voces de aquellos que solo persiguen dignificar la memoria de sus antepasados. Teniendo en cuenta que estamos en plena pre-campaña electoral, al hacer estas manifestaciones, Aguirre intuye que mantendrá los votos de aquellos nostálgicos del franquismo que hoy coquetean con Vox. Para rematar la oferta ultraconservadora, la candidata desfila orgullosa junto a los detractores del aborto.

Dejando a un lado la vertiente económica del liberalismo, y centrándonos en su esencia política, ese liberalismo del que tanto presume Aguirre, debería recordar esta señora que unas de las principales bases en las que se sustenta la opción liberal son la defensa de las libertades civiles y la oposición frontal a cualquier clase de despotismo, según esto y a la vista de su trayectoria la candidata Aguirre tiene de liberal lo mismo que Fernando VII. 

La Ley de Memoria Histórica adolece de muchos defectos y sus lagunas son muchas e importantes, quizás demasiadas bajo mi punto de vista, pero es lo único que tienen hoy las familias de las victimas de la Guerra Civil y del franquismo para al menos poder dignificar la memoria de sus antepasados, y para intentar evitar que los nombres de sus asesinos sigan figurando en la dirección postal de sus domicilios. Una ley que Rajoy prometió abolir cuando estaba en campaña electoral, al igual que hoy manifiesta Aguirre. Rajoy la mantuvo pero la dejó sin presupuesto económico, ahora Aguirre quisiera ir más lejos y borrarla de nuestro ordenamiento jurídico. Está claro que no existen motivos económicos para su destrucción, las razones para tal despropósito hay que buscarlas, ni más ni menos, que en el testamento politico del dictador Franco:
"...No olvidéis que los enemigos de España y de la civilización cristiana están alerta".
igual de claro que para Esperanza Aguirre aquellos que no comulgan con su absolutismo no son otra cosa que enemigos de España, adoradores de Marx, de Chavez, de Castro....confabulados bajo la dirección de un renovado Lucifer para construir un muro en los Pirineos y un puente colgante hasta Irak con escala en Grecia.

Ahora es a los indecisos, a esa parte de la ciudadanía que aún piensa que el Partido Popular es un partido de centro-derecha, a los que les toca aclarar sus ideas antes de ir a votar. El PP nunca ha sido un partido de centro, ni de centro derecha, ni de centro nada, ha representado y representa a la derecha más rancia y sus filas están repletas de franquistas, pseudo-franquistas y franquistas de nuevo cuño Mientras que en el panorama politico español no existía otro partido de derechas que pudiera arrebatarle los votos de los radicales y los ultra-católicos el PP ha ocultado su esencia, ha evitado que sus verdaderos propósitos fueran explícitos, ahora que Vox engrosa sus filas con militantes populares, el partido de Aguirre enseña sus verdaderas cartas y hasta quiere parecer más de derechas que el propio Vox, vano intento cuando todos sabemos, o deberiamos saber, que tanto Vox como el Partido Popular son dos patas del mismo banco, las dos patas restantes son la Monarquía y la Iglesia Católica. Un banco al que la Memoria Histórica amenaza con despojar de su engañoso barniz dejando así al descubierto su verdadera esencia. Y claro, Aguirre condesa y Grande de España esto no lo puede permitir.

Vargas Llosa escribió en El Pais, en 2012:  "La vamos a echar mucho de menos. Todos". Que equivocado estaba don Mario, Aguirre ni se ha retirado de la política, ni ha dejado de ser noticia. Lo de "Todos" debe de tratarse de un error de imprenta, digo yo. 


Benito Sacaluga



12 de marzo de 2015

FELIPE VI, ESE HOMBRE





Corría 1964 cuando el reconocido franquista Jose Luis Saenz de Heredia dirigió el documental "Franco, ese hombre", a partir de un guión revisado por Manuel Fraga. Ya en 1942, con el nazismo dominando Europa, Saenz de Heredia había dirigido "Raza", una película cuyo guión fue escrito por el propio Franco bajo el seudónimo de Jaime de Andrade, guión que marcaba los principios a los que se debían acoger los españoles de acuerdo con el ideario nacional-católico del régimen puesto en pie tras la guerra civil. 

En "Franco ese hombre" el franquismo celebraba los 25 años de "paz" transcurridos desde el final de la Guerra Civil. Todo ocurría al mismo tiempo que el represor Tribunal de Orden Publico se encontraba en su etapa más activa y hacia menos de un año que Julian Grimau era acusado ante un Consejo de Guerra de crímenes cometidos en la retaguardia durante la Guerra Civil Española, fue ejecutado. En ese mismo año, 1964, mi padre fue detenido en nuestra casa y conducido a los calabozos de la Dirección General de Seguridad, en donde estuvo detenido dos días e interrogado sobre el paradero de su padre, marino de la República, acusado de pertenecer a la masonería y al que consideraban huido. La declaración de mi padre fue extremadamente sencilla, se limitó a exponer que mi abuelo había sido ejecutado en Cartagena por las tropas franquistas el día 29 de abril de 1939. Una llamada telefónica al archivo de la Base Naval de Cartagena permitió que mi padre volviera a su casa. ¿Paz?, no, represión pura y dura y además incontrolada.

De todos es conocido que el partido que nos gobierna actualmente dejó sin presupuesto la denominada Ley de Memoria Histórica, también que sus dirigentes no se cansan de insultar a las victimas republicanas y también que diariamente pregonan la necesidad de cerrar heridas, arremetiendo sin pudor contra las exhumaciones de restos y su dignificación. Al mismo tiempo, las victimas tenemos que soportar la celebración de actos de exaltación del franquismo, de la Falange, de la División Azul... y nos vemos obligados a pasear por calles y plazas cuyos nombres conmemoran a una partida de fascistas asesinos, cuando no son monumentos erigidos en su memoria y que inexplicablemente siguen en pié. Para ellos, para los franquistas si hay memoria y honores.  Como diría mi abuela: "¿No quieres caldo?...pues toma, tres tazas". Ahora, como remate, se emite una moneda con la efigie de Felipe VI en conmemoración de "70 años de paz" tal y como figura en el anverso de la monedita. Una moneda de 200 euros de valor facial cuya utilidad práctica es a todas luces inexistente, pero cuya emisión obedece a los planes de propaganda monárquica que el Partido Popular necesita poner en marcha a causa de la indudable ilegitimidad y evidente deterioro de la actual monarquía española, una monarquía que nace de leyes promulgadas por aquellos que por la fuerza de las armas abolieron la legitimidad de la República Española, su Constitución y sus Leyes. 

¿70 años de paz?...¿Para quién? ¿Acaso para aquellos cuyos restos aún se encuentran en fosas comunes o en las cunetas de nuestras carreteras y caminos? ¿Acaso para sus herederos y familias? ¿Quizás para los que tuvieron que exiliarse abandonado a su seres queridos? ¿ Quizás para los miles y miles de desaparecidos? ¿Acaso es un desafío a la prudencia y paciencia infinita de los familiares de las victimas del franquismo? ¿Cuando se darán cuenta nuestros gobernantes actuales, pasados y los que aspiran a serlo, que no puede haber paz sin verdad, justicia y reparación?...La situación actual y la dichosa moneda solo son compatibles bajo un régimen dictatorial o al amparo de una monarquía absolutista. Dada la función que la actual monarquía ejerce, parece claro que seguimos gobernados por auténticos continuadores de la ideológica franquista, bajo el amparo institucional de un rey que ni siquiera tiene legitimidad dinástica, tal y como no la tuvo nunca su padre; un golpe de estado, cientos de miles de muertos, un dedo dictatorial, dos abdicaciones y la privación de derechos a las mujeres lo certifican.

¿Paz?


Varones presos en los 10 primeros años del franquismo
Total: 997.447
(1) Incluso prescindiendo de los campos de concentración el número de presos es muy superior al que reflejan las estadísticas. El 31 de diciembre de 1939 funcionan en Madrid las siguientes prisiones: Yeserías, Porlier; Conde de Toreno, Santa Engracia, Torrijos, Duque de Sesto, Ronda de Atocha, Barco, Cisne, Ventas, San Antón, San Lorenzo, Santa Rica, Comendadoras, Claudio Coello y Príncipe de Asturias. Todas se hallan tan abarrotadas que los presos amenazan reventar sus recintos, teniendo muchas veces que dormir amontonados en un espacio de 35 centímetros de ancho por metro y medio de largo. En Yeserías pasan de seis mil los reclusos; en Ventas hay más de diez mil mujeres y varios millares más en cada una de las restantes prisiones. 

Charles Foltz, periodista norteamericano que desempeña la corresponsalía de la Associated Press en Madrid a finales de la segunda Guerra Mundial, autor de un libro titulado " Masquerade in Spain", publicado en Boston en 1948, sostiene que según datos oficiales que le son facilitados en el Ministerio de Justicia madrileño, entre el 1 de abril de 1939 y el 30 de junio de 1944, el número de ejecutados o muertos en las prisiones españolas alcanzaba la cifra de 192.684 personas. Una media de 105 personas diarias.

El bando que el 1 de febrero de 1951 publica el teniente coronel jefe de la comandancia de la Guardia civil de Granada en que, incitando a la rendición de cuantos aún continúan en la sierra, inserta una lista nominal de 47 integrantes del maquis muertos en combate en dicha provincia durante el año 1950 y otros 16 abatidos en el primer mes de 1951, así como de 15 más que fueron ahorcados en ese mismo tiempo. Setenta y ocho guerrilleros muertos en poco más de un año en una sola provincia, cuando a diario se afirmaba que hacía años que en toda España reinaba absoluta tranquilidad, demuestra el carácter sangriento de la Paz de Franco tan exaltada por los botafumeiros de su dictadura. La última partida fue aniquilada el 3 de enero de 1960, según el  teniente coronel José María Gárate, adscrito al Servicio Histórico Militar.  Durante la dictadura Franco cumple al pie de la letra su propósito sin cansarse en ningún momento de firmar sentencias de muerte, añadiendo de su puño y letra en numerosas ocasiones una siniestra coletilla que dice sencillamente: "garrote vil". Es, desde luego, el jefe de Estado español a quien cabe la triste gloria de haber hecho ejecutar a mayor número de compatriotas a lo largo de todos los siglos de la historia nacional.

Ya solo falta que el Gobierno encargue un regio documental sobre la vida de Juan Carlos I y otro sobre la de su hijo, claro que el relativo a su padre debería realizarse en tono de vodevil -comedia frívola, ligera y picante, de argumento basado en la intriga y el equívoco- y el de su hijo, dada la carencia de guión argumental y las expectativas de continuidad en su trono, debería seguir el formato de aquel concurso emitido por TVE el mismo año del estreno de "Franco ese hombre", titulado "Reina por un día", tanto en el concurso como en la realidad de Felipe VI, los ganadores eran coronados simbólicamente y acomodados en un trono.


Benito Sacaluga




11 de marzo de 2015

EL RECIBO DE LA LUZ: ORIGEN DE UN ATRACO




Firmantes de los Pactos de la Moncloa
Familias y empresas se quejan con razón y desde siempre del elevado coste de la energía eléctrica, de ese recibo de la luz que, si bien siempre ha sido esperado con temor, hoy en día se ha convertido en una parte muy importante de los gastos fijos de cada hogar y de cada empresa, hasta tal punto importante que el consumo eléctrico de las familias humildes se reduce a lo mínimo indispensable y en muchos casos ni siquiera esos mínimos son asumibles dado lo escaso de sus ingresos, pasando así obligatoriamente a formar parte ese amplio sector de población que sufre lo que hoy se denomina eufemísticamente "pobreza energética" cuando en realidad es simple y llanamente pobreza.

Los políticos que nos gobiernan se afanan desde la manipulación de los datos en explicarnos las partidas que componen el dichoso recibo de la luz y nos las detallan una por una, esto de consumo, esto de alquiler de contador, esto de impuestos especiales, esto otro de tasas, esto otro de peajes, esto otro de...., como si no supiéramos leer aquello que ya viene detallado en la factura, en resumidas cuentas prácticamente el 50% de nuestro recibo nada tiene que ver con la energía realmente consumida. Lo que nunca nos explican es el origen y la justificación de todo aquello que debemos pagar si no queremos quedarnos a oscuras. Si lo hicieran las calles y plazas españolas posiblemente se llenarían de ciudadanos indignados.

Cuando en 1977 la UCD, con Adolfo Suarez a la cabeza, se instaló en el poder, ya se conocían parte de las fuentes de financiación del PSOE, pero para los altos cargos de la UCD, recién salidos de las cloacas de la dictadura, era preferible callar y al mismo tiempo ignorar las acusaciones de financiación ilegal y corrupción que los socialistas hacían contra ellos en el Parlamento. Todos recordamos a Alfonso Guerra llamando a Adolfo Suarez " Tahúr del Misisipi", pero lo cierto es que los ataques del PSOE, al no contar con pruebas documentales, se convertían inmediatamente en una especie de juegos florales para la galería.

Lo cierto es que la UCD había encontrado un cómodo sistema de financiación, basado en cuatro fórmulas distintas, que los socialistas nunca lograron descubrir estando en la oposición.

Los Pactos de la Moncloa firmados en Madrid el 25 de octubre de 1977 entre el Gobierno de Adolfo Suárez y los principales partidos políticos, entre ellos el Partido Comunista (que no se opuso al contrato de suministro de uranio enriquecido entre la Empresa Nacional del Uranio, Enusa, y la multinacional soviética Techsnabexport), dejaron intactas las estructuras energéticas heredadas del franquismo, pactos que comportaron la consolidación de la energía nuclear en España. Las exigencias de las organizaciones antinucleares y ecologistas, que pedían una auditoría del sector y una moratoria, no fueron oídas. Por otra parte la banca norteamericana quería terminar de cobrar los créditos concedidos al franquismo para la construcción de las centrales nucleares y deseaba seguir dominando desde el exterior un sector tan estratégico como el energético (los EE.UU. también suministraban a España uranio enriquecido, el combustible para las centrales).

El sector energético español sigue siendo la consecuencia de estos antecedentes y de una oligarquía eléctrica que hoy, gracias a la connivencia con el Gobierno Rajoy, ha logrado frenar el desarrollo de las energías limpias e inagotables (especialmente centrales solares y parques eólicos) temerosa de perder sus privilegios y el negocio derivado de la electricidad nuclear (Endesa e Iberdrola lideran el sector) y del gas natural (monopolizado por Gas Natural-Fenosa).

Una de las vías de acceso de dinero negro a las arcas del partido de Suarez procedía del sector eléctrico. La UCD había apoyado firmemente la construcción de la central nuclear de Lemoniz en el Pais Vasco; cuando los inversores llevaban gastados casi dos billones de pesetas, la instalación no se puedo inaugurar a causa de la intervención de ETA, una campaña que culminó con el asesinato de dos de los ingenieros y con amenazas de muerte a toda la plantilla.

El cierre de la central nuclear supuso un duro golpe para las empresas del sector eléctrico y, probablemente, hubiese significado la quiebra de muchas empresas si el Gobierno no hubiese cargado los costes de construcción de la planta a los recibos de luz de millones de españoles. Una vez más, tal y como ya estamos acostumbrados, se socializaban las perdidas empresariales. Las negociaciones entre altos cargos del Gobierno y los directivos de Lemoniz, que determinaron el pago de las inversiones no rentabilizadas con cargo a los recibos de la luz de los ciudadanos, incluían una importante cantidad de dinero que iría a parar a las arcas de la UCD. Quid pro quo. A partir de entonces esta práctica, digamos mafiosa, se institucionalizó.

Todos los años, cada vez que los responsables del sector eléctrico acudían al Ministerio de Industria a negociar la subida del "canon energético", había siempre una negociación técnica en la que se ajustaba a la baja el precio del kilowatio. Concluida esa negociación, intervenían los políticos redondeando las cifras con un par de céntimos por kilowatio/hora. La operación significaba cada año un beneficio económico de cientos de millones de pesetas que iban a parar directamente a las arcas de la UCD. Un dinero que los españoles pagábamos en nuestro recibo de la luz ignorando su ilegitimo origen y su vergonzoso destino.

Desde entonces, hace ya más de 36 años, viene siendo habitual que seamos los ciudadanos los que compensemos al sector eléctrico de aquellas "perdidas" derivadas de planes políticos y empresariales. El mal denominado déficit de tarifa atribuido especialmente a las energía solar fotovoltaica, eólica,....a todas las renovables, pasa a formar parte desde el año 2000 de nuestros gastos de primera necesidad sin recibir nada a cambio, con el único fin de resarcir al sector de supuestos inconvenientes derivados de políticas energéticas cambiantes. El popular Josep Piqué, ministro de Industria con Aznar en esa época, justificó la medida por la mala situación económica del país señalando que tenía carácter temporal. Sin embargo, los sucesivos gobiernos han mantenido esta decisión, independientemente de la situación económica, por lo que el déficit de tarifa ha ido aumentado año tras año, llegando en 2014 a más 30.000 millones de euros. Sin embargo lo cierto es que los beneficios de las eléctricas crecen exponencialmente y van a parar a manos privadas. Lo que no sabemos es el montante que de esos beneficios se destina a los políticos que los hacen posibles, lo que si sabemos es que las empresas energéticas tienen sus consejos de administración plagados de políticos pertenecientes a todos los partidos que han gobernado en España, incluidos dos expresidentes del Gobierno. Uno de ellos, Aznar, el creador del sinuoso y opaco déficit tarifario fue fichado en 2011 como consejero por Endesa, empresa cuya privatización fue iniciada por Felipe Gonzalez en 1988 y totalmente en manos privadas durante el gobierno de Aznar en 1998.

Las restantes tres formulas de financiación de la UCD incluían a la banca, a los excedentes agrícolas y al petróleo, en otra ocasión daré los detalles, pero anticipo que aquello que llegaba a las arcas de la UCD salía de nuestros bolsillos sin que fuéramos conscientes de ello. Unas prácticas mafiosas que, como tantas otras, permanecen en nuestros días gracias al bipartidismo y que solo podrán ser desterradas si alguien con las manos limpias y decisión accede al Gobierno.


Benito Sacaluga.




Fuentes consultadas: 

"El dinero del poder". 
"La Lamentable. España bastión del lobby nuclear"


9 de marzo de 2015

LA HOGUERA DE LAS VANIDADES DEL PARTIDO POPULAR



Rajoy y Cebrián, poder político y poder mediático
En la novela "La Hoguera de las Vanidades" su autor, Tom Wolfe, nos relata como el poder, los medios de información y el dinero a veces pueden resultar completamente inútiles para conseguir salir indemne de las mentiras, los delitos y el encubrimiento, es más, tanto los medios como los amigos poderosos que antes daban el cobijo necesario ahora se vuelven en contra del sujeto que los utilizaba para sus fines. Una novela en la que la justicia se pone de perfil, las pruebas acusatorias son manipuladas y solo el destino hace justicia. 

La denuncia que Wolfe presenta contra las clases privilegiadas, la hipocresía y las apariencias, bien podría aplicarse a ese aparato de poder y corrupción que bajo las siglas de un partido politico ha gobernado y gobierna en España. En total serán, como poco, 12 años haciendo y deshaciendo a su antojo en todas las instituciones del país sin importar los procesos judiciales a que han estado y están sometidos, tanto el propio partido como sus dirigentes, provocando entre la población, además de asombro e indignación, serias dudas sobre la independencia del poder judicial.

El número de casos de corrupción ya judicializados que afectan al PP rebasan el límite de lo éticamente permisible y soportable, las investigaciones en curso que los medios policiales y judiciales siguen llevando a cabo sin duda vendrán a aumentar el trabajo del Tribunal Supremo, la Audiencia Nacional y hasta de los Juzgados ordinarios. Toda una trama urdida para la financiación del partido y del enriquecimiento personal que cuenta con el apoyo de determinados medios de comunicación y de las televisiones públicas y privadas que controlan.

Buena parte de la sociedad, manipulada o no, está dispuesta a mirar para otro lado y seguir otorgando su voto al Partido Popular, de entrada existen más de 800.000 españoles que mensualmente llenan las arcas del partido con sus cuotas de militancia, sin importarles lo más mínimo que el destino de su dinero sea la satisfacción de intereses personales o de partido. Dinero completamente insuficiente para el mantenimiento de la maquinaría electoral del partido, pero al fin y al cabo dinero privado voluntariamente entregado sin exigir contraprestación alguna. Un dinero que en manos del PP solo es pura calderilla teniendo en cuenta el elevado nivel de vida a que están acostumbrados sus dirigentes a escala nacional, nivel de vida al que no están dispuestos a renunciar y que exige poner en marcha medios adicionales para obtener una recaudación adecuada a las necesidades del partido, de su plana mayor y de su aparato de propaganda. Medios ilegales y dinero conseguido a cuenta de los bolsillos de todos los españoles, dinero público desviado por el poder hacia bolsillos privados. Dinero que procede hasta de los impuestos que paga un desempleado cuando compra una barra de pan.

Servido el festín ya solo faltan dos cosas, salir impunes de los delitos cometidos y conseguir los votos necesarios para que la fiesta se perpetué en el tiempo, y ambas solo son posibles con la colaboración de la justicia y con la de los medios de comunicación. Que una instrucción como la del denominado Caso Gürtel y sus piezas separadas necesiten más de seis años para concluir no tiene explicación posible. Muchos estudiantes de Derecho habrán asistido a su primera clase en la Facultad leyendo las primeras noticias del escándalo y se licenciarán antes de que el juicio haya dado comienzo, algunos ya lo habrán hecho. Una lentitud que está permitiendo, junto con la "ingeniería juridica", que un partido politico estrechamente relacionado con la corrupción ejerza el gobierno de un país. Todo un tema para que esos estudiantes elaboren una jugosa tesis doctoral sobre el funcionamiento de la justicia en España.

La estrategia queda completada con el control de los medios de comunicación. La prensa de papel no cesa de manipular la información y en muchos casos de ocultar la realidad junto con las televisiones, tanto publicas como privadas. La información se transforma en opinión e inexplicablemente las opiniones sustituyen a la realidad de los hechos, a lo concreto. Una manipulación que convierte al criminal en victima  y que queda a cargo de aquellos periodistas afectos al partido gobernante. La probada costumbre de la mayoría de los españoles a quedarse en el titular de la noticia hace el resto. Una manipulación que de ninguna forma puede estar amparada por el sentido de la "línea editorial" de uno u otro medio de comunicación. Los hechos pueden explicarse desde una determinada perspectiva y la importancia de los mismos, los juicios de valor o morales pueden ser subjetivos, pero nunca se debe admitir la manipulación de la realidad y mucho menos la mentira. Los acentos quedan admitidos desde la pluralidad de opinión, pero la mentira y la tergiversación deben desterrase de cualquier tipo de información u opinión.

Solo en el espacio digital pueden encontrarse a los que se rebelan contra la falsedad de las informaciones y contra las opiniones dirigidas desde el poder, y es así gracias a la independencia de los autores. En la novela de Wolfe es Peter Fallow, un periodista rechazado por los grandes medios, quien destapa la corrupción y el engaño poniendo en jaque al sistema y aunque la justicia no actuó como habría sido de esperar, las consecuencias sociales de la denuncia de Fallow inhabilitan a los culpables. En nuestro caso, en el caso del Partido Popular, mal haríamos en fiar a la justicia la solución de un problema que nosotros podemos resolver socialmente en 24 horas simplemente negandoles el voto en las elecciones. Si finalmente nada cambia deberiamos ir pensando en colocar a Eliot Ness al frente de la UDEF, claro que eso es imposible, su nombramiento depende directamente de los investigados, de esos presuntos culpables a los que la sociedad ya ha retirado la presunción y a los que solo la justicia considera presuntos inocentes.


Benito Sacaluga







4 de marzo de 2015

EL PRIMER MUERTO DE LA GUERRA CIVIL




“Soy de los que creen que el franquismo montó una historia, un dogma, un corpus de doctrina para explicar los orígenes y el desarrollo de la Guerra Civil y sus consecuencias. Y ese dogma no tiene mucho que ver con la realidad.”
Ángel Viñas


General Balmes Alonso
En 1923 el fallecimiento en combate del teniente coronel Rafael de Valenzuela permitió a Franco acceder al mando de la Legión. Años más tarde, julio y noviembre de 1936, las muertes de José Calvo Sotelo y José Antonio Primo de Rivera allanaron a Franco su camino hacia el liderazgo politico, las muertes de Sanjurjo y Mola lo hicieron en el terreno militar. Tiempo después, en 1953 la muerte del capitán general de Cataluña, Juan Bautista, desbarató un incipiente golpe de estado monárquico en Barcelona.

Intercalado en los anteriores fallecimientos por combate, asesinatos, accidentes o enfermedad que beneficiaron a Franco debo situar la muerte del General Balmes, acaecida el 16 de julio de 1936, con el golpe de estado militar en sus momentos iniciales.

El general Amado Balmes Alonso era uno de los generales más prestigiosos del Ejército. Sus intervenciones en Marruecos le proporcionaron rápidos ascensos, desde capitán a general de Brigada, distinguiéndose muy especialmente en las operaciones llevadas a cabo en 1926 para la liberación de Kudia Tahar, en las cercanías de Tetuán, al frente de una bandera del Tercio y un tabor de Regulares, fuerzas con las que ya había intervenido en el desembarco de Alhucemas. Dos veces desempeñó el cargo de comandante militar de Las Palmas y el mando de la Brigada de Infantería de Madrid. Era piloto aviador y había estado al frente de la Jefatura Superior de Aviación Militar. El día de su muerte contaba 58 años de edad.

Como no podía ser de otra forma y al igual que en todo lo relacionado con la guerra civil, sobre las causas de su muerte circulan dos versiones, o mejor dicho una versión y una teoría. La autoria de la versión corresponde a las autoridades e historiadores franquistas, la teoría está defendida por el prestigioso historiador y catedrático Ángel Viñas, tanto en su libro “La conspiración del general Franco”, (Ed.Crítica / 2011), como en declaraciones posteriores a diversos medios de comunicación.

El diario ABC en su edición del 17 de julio de 1936 da la noticia de la muerte de Balmes y refleja en la reseña:
"Mediada la mañana falleció el ilustre general D. Amado Balmes, a consecuencia de la herida producida al disparársele la pistola. El general se encontraba presenciando ejercicios de tiro en La Isleta cuando se le disparó la pistola, entrándole el proyectil por el estomago. El general había querido ejercitarse en la puntería, y al intentar disparar se le encasquilló la pistola. Entonces volvió el arma contra si, con objeto de destrabar el cerrojo,  disparándosele"
Esta información, facilitada a ABC por el Ejército, viene a decirnos que un general del Ejército, más que experimentado en el uso de las armas, para desencasquillar su pistola lo hace volviendo el cañón de la misma contra su cuerpo, concretamente contra el estómago según se pone de manifiesto en informaciones posteriores publicadas por el  mismo diario, información sostenida por el franquismo y que por su muy difícil aceptación como cierta es el punto principal de partida de la teoría que basa la muerte de Balmes en un asesinato.

Las dudas sobre la muerte de Balmes que Viñas analiza, expone y pública, y que ya intuyó Paul Preston en su libro “La guerra civil española”, provocan la reacción de la Fundación Francisco Franco (FFF), la cual a través de su pagina web no duda en descalificar a Viñas tachándolo de “pseudohistoriador” y calificando su riguroso planteamiento como de “historieta”. Para defender la versión oficial la FFF acude al relato que del incidente efectúa Ricardo de la Cierva en su obra “La historia esencial de la guerra civil española”, que apoya sin fisuras la muerte accidental de Balmes, e incluso llega a afirmar que el general estaba decididamente implicado en la conspiración golpista, eso si, sin aportar documentación alguna que apoye tal afirmación.

Sobre el rigor histórico y objetividad de las obras que sobre la Guerra Civil ha publicado Ricardo de la Cierva debemos observar una cierta precaución, máxime si tenemos en cuenta la definición que De la Cierva hace sobre si mismo:
“Me defino como un claro anticomunista, antimarxista y antimasónico, y desde luego porque soy católico, español y tradicional en el sentido correcto del término; siempre he defendido al General Franco, y su régimen y los principios del 18 de julio”
Asesinato o accidente, lo cierto es que la muerte de Balmes eliminó un obstáculo cierto para los planes golpistas. La afirmación de Ricardo de la Cierva en el sentido de que Balmes formaba parte de la conspiración golpista carece de rigurosidad y de documentación que la soporte, tengamos también en cuenta que a la muerte del general, el propio Franco denegó a la viuda la pensión que le correspondía y por supuesto todos los honores con los que los golpistas fueron obsequiados por el dictador. Más bien, seguro, Franco encontró en Balmes un obstáculo para sus planes. Franco se entrevistó con Balmes en mayo del 36 y tras la reunión comprobó que no se sublevaría, ante la propuesta de Franco Balmes no dejó ninguna duda sobre su lealtad al juramento prestado a la República.

Según nos dice Viñas:
“Recordemos que Francisco Franco estaba entonces destinado en Santa Cruz de Tenerife y antes de trasladarse a Marruecos a liderar el golpe debía eliminar “toda posibilidad de resistencia en Las Palmas” (un archipiélago leal a la República amenazaría el éxito de la rebelión en el Protectorado), por lo que la muerte de Balmes,  una persona “no segura” para los rebeldes, era decisiva para conseguirlo”
Franco necesitaba neutralizar a un general que no estaba en la conspiración, y que por tanto ponía en cuestión el apoyo de la guarnición de Las Palmas al llamado alzamiento nacional. La historiografía señala que sin esta muerte hubiese sido imposible el desplazamiento de Franco desde Tenerife a Gran Canaria, donde presidió los funerales del fallecido. El avión que debía trasladarlo a África, recibió, antes de la muerte de Balmes, instrucciones de Franco para que aterrizase en el aeródromo de Gando en Las Palmas, en lugar de en Tenerife donde él se encontraba.

No cabe duda de que la eliminación de Balmes garantizaba el triunfo de la sublevación en todo el archipiélago, cuestión fundamental para el desarrollo del posterior golpe. Si una vez declarada la sublevación Balmes no se hubiese unido a ella sin duda habría sido fusilado tal y como lo fueron los que permanecieron leales a la República y además con la debida propaganda; pero la muerte de Balmes se produce antes de declararse el bando de guerra y por lo tanto de ser provocada se trataría de un asesinato, de ahí que su eliminación se llevase a cabo en secreto y atribuyendo la autoría de la muerte al propio general.

Sobre el autor material del teórico asesinato, de quien empujó la pistola, existen indicios pero no pruebas suficientes para hacerlos públicos, aunque tarde o temprano lo más seguro es que las investigaciones que se están efectuando den su fruto.


Benito Sacaluga





3 de marzo de 2015

EL PSOE Y LA MEMORIA HISTÓRICA

LA IMPOSTURA E INMORALIDAD DEL GRUPO SOCIALISTA FRENTE A LA MEMORIA HISTÓRICA. (1)



 El 6 de marzo de 2012 el Grupo Parlamentario Socialista presentó en el Congreso de los diputados la Proposición no de Ley Núm. 162/000239, bajo el título "Proposición no de Ley presentada por el Grupo Parlamentario Socialista, sobre derechos y medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura", la cual está firmada por Ramón Jáuregui Atondo, Diputado, y, Eduardo Madina Muñoz, Portavoz del Grupo Parlamentario Socialista.

El documento parlamentario en cuestión, al igual que la práctica totalidad de las proposiciones "no de ley", ha pasado desapercibido. Este tipo de propuestas no es más que un "brindis al sol" por parte de los Grupos parlamentarios en el Congreso dado que, caso de ser aprobadas, no tienen valor de ejecución imperativa, como sucede con las leyes, de ahí su vacuo nombre.

El ex presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, encomendó en su día al Diputado Ramón Jáuregui la tarea de instrumentar todo el procedimiento puesto en marcha desde Moncloa para hacer frente a la cuestión de las víctimas del franquismo y la legalidad republicana puesta en evidencia por nuestro informe "La cuestión de laimpunidad en España y los crímenes franquistas", hecho público en 2004.

Esta instrumentación supone la maniobra más perversa llevada a cabo desde la aprobación de la Constitución de 1978, y, por tanto, de los acuerdos de impunidad que conllevó la denominada "transición democrática", esto es, la "transición post-franquista" que permitió la legalización del franquismo, como quedó reflejado en la aberrante ley denominada "Ley de la Memoria".

Ramón Jáuregui enfrentó las asociaciones que se adhirieron a nuestro documento "La cuestión de la impunidad en España y los crímenes franquistas". Esto no es un eufemismo. Nuestra organización representó a otras organizaciones en calidad de portavoz en varias reuniones celebradas en sede parlamentaria, donde nos dejó muy claro que no haría nada para promover el reconocimiento legal de las víctimas del franquismo, defendiendo posiciones que están más cerca de Falange que de cualquier propuesta de libertades civiles o concordante con el derecho internacional .

Supimos durante muchos años que desde Moncloa se dirigía esta campaña perversa que extendía incluso su actuación a terceros países, como explicamos en nuestro documento "La Sentencia absolutoria delas actuaciones del Juez Garzón condena a las víctimas republicanas a ladesigualdad jurídica".

No obstante, era imposible denunciarla como tal, porque desde Moncloa se actuó con los parámetros de una operación de contrainteligencia, y, por ende, se utilizaron todos los mecanismos propios de una operación de esa naturaleza, cuya finalidad última no era otra que la de consolidar el por nosotros denominado "Modelo español de impunidad" y desarticular el conglomerado de asociaciones que surgieron en aquellos años.

Ésta es la razón, y no otra, de la total falta de transparencia de todos y cada uno de los pasos que se dieron desde la Vicepresidencia del Gobierno a través de María Teresa Fernández de la Vega y que, después de la renuncia de ésta, fueron asumidos directamente por José Luis Rodríguez Zapatero a través de un gabinete clandestino en el que se utilizaron diplomáticos de carrera y otros especialistas en operaciones "especiales" e ingeniería jurídica, incluido el entonces juez Baltasar Garzón.

Ésta es la importancia de la Proposición no de Ley de 6 de marzo de 2012, que pasará a la historia de la libertades civiles como parte de la humillación permanente en que viven y sobreviven las víctimas del franquismo fuera y dentro de España.

Se trata de un texto único porque el Grupo Parlamentario que lo presenta reconoce y asume toda una serie de maniobras en un documento público y en sede parlamentaria. Tiene por tanto el valor de prueba indubitable ante la historia y ante las víctimas, similar al de una declaración de culpabilidad, dado que nunca antes el Grupo Parlamentario había reconocido las actuaciones que recoge la Proposición no de Ley.

Ahora sabemos fehaciente y legalmente que el Gobierno de Rodríguez Zapatero implementó de forma deliberada y sistemática una serie de medidas ilegales, alegales y de ingeniería social, y que, mediante este documento, el Grupo Parlamentario Socialista las asume.

El documento comienza con una frase "célebre" que es "per se" un manifiesto de hipocresía y de ilegalidad y que dice así: 
«En 1978 quizá no era razonable (o simplemente era imposible), desenterrar a los muertos; en 2012 es un espanto que sigan enterrados.»
I.- La primera cuestión que se nos oculta es lo que ocurrió en 1978: la denominada "transición democrática" no sólo ignoró la cuestión de las víctimas republicanas, sino que legalizó el franquismo, legalización que arrancó con la aceptación de un monarca designado por Francisco Franco Bahamonde. Juan Carlos de Borbón y Borbón "juró", valga la expresión, lealtad al Caudillo y a los Principios del Movimiento Nacional y Leyes Fundamentales del Reino el 23 de julio de 1969, al aceptar su nombramiento como sucesor de Francisco Franco a título de Rey. En su discurso de 22 de noviembre de 1975, al ser proclamado rey por las Cortes franquistas, D. Juan Carlos de Borbón recuerda que su título de rey deriva de las Leyes Fundamentales del Reino. Este hecho nos exime por sí solo de mayores comentarios.

El mantenimiento de la legalidad franquista era incompatible con el reconocimiento a las víctimas republicanas de su carácter de víctimas y al régimen franquista de su carácter criminal de conformidad con la definición que de tal régimen hacen las Naciones Unidas en fecha tan lejana como el 12 de diciembre de 1946, en que la Asamblea General de esta Organización aprueba su resolución 39, en la que declara que
"(a) En origen, naturaleza, estructura y conducta general, el régimen de Franco es um régimen de carácter fascista, establecido en gran parte gracias a la ayuda recibida de la Alemania nazi de Hítler y de la Italia fascista de Mussolini;"
Con ser estos hechos terribles, el segundo enunciado de la cita elegida por el Grupo Socialista expresa claramente la perversión del lenguaje de una proposición que es jurídicamente ilegal, moralmente despreciable y, desde el punto de vista de la lógica formal, manifiestamente irracional. Tras afirmar que si bien en 1978 era imposible "desenterrar", la segunda proposición expresa que en cambio, en 2012, "es un espanto que sigan enterrados".

Es decir, el Grupo Parlamentario Socialista y sus asesores jurídicos, en la proposición presentada, sancionan y proponen en sede parlamentaria -como lo hicieron con la llamada "Ley de la Memoria"- que se lleven a cabo desenterramientos sin cumplir con las normas rituarias penales de toda sociedad civilizada. Esta afirmación no sólo esconde en sí misma una profunda ilegalidad, sino que es indigna de un profesional del derecho que tiene la obligación de decir la verdad en cuanto a cuestiones procesales y legales se refiere.

Es claro que no existe el derecho al desenterramiento fuera del procedimiento ritual penal y este documento en sede parlamentaria nos permite afirmar que el Gobierno de Rodríguez Zapatero ha dirigido la mayor operación de destrucción de pruebas de crímenes contra la humanidad de un régimen fascista en Europa Occidental después de la IIGM.

El documento afirma "se han realizado casi 6000 exhumaciones, en casi 300 fosas; en un trabajo que sigue abierto;". Lo que no dice es que se hicieron en forma ilegal en la práctica totalidad de los casos y, por lo tanto, la destrucción de pruebas se ha consolidado. Este hecho es conocido y hasta este documento sabíamos que había asociaciones que de buena fe realizaron estos actos ilegales y otras que lo han hecho de manifiesta mala fe, pero lo que cambia cualitativamente la cuestión es el reconocimiento de que fue parte de una acción gubernamental.

La novedad que se desprende de este documento parlamentario es el reconocimiento de la actuación gubernamental en lo que a evidencia material de crímenes se refiere, y, por ende, que las exhumaciones obedecieron a un plan deliberado y sistemático dirigido por el Gobierno legal, en dejación de sus deberes de cumplimiento de la ley y de garantía de derechos, y, violando, no sólo el derecho interno, sino el derecho internacional y especialmente el surgido de la doctrina de Nuremberg.

Para entender la perversidad de la Proposición no de Ley es necesario leer el "Auto confirmando que los jueces naturales del lugar de los hechos son competentes para desenterrar e identificar a las víctimas delfranquismo", de fecha 28 de marzo de 2012, en el que el Tribunal Supremo deja muy claro cómo debe ser el procedimiento de desenterramiento y que la jurisdicción es exclusivamente de los jueces naturales. Este Auto no innova, sino que simplemente viene a ratificar que las normas rituarias forenses son de aplicación a los restos de las víctimas del franquismo.

Lo que ocurrió, vistos los documentos judiciales, es que el Fiscal General, por órdenes del entonces presidente Rodríguez Zapatero, decidió no utilizar los juzgados territoriales e inducir a las asociaciones a realizar los desenterramiento ilegales, con el agravante de que ambos, Fiscal y Presidente del Gobierno, son funcionarios públicos obligados a cumplir y hacer cumplir las leyes.

La Proposición no de Ley también utiliza en forma torticera las referencias a la Sentencia Nº 101/2012, absolutoria de D. Baltasar Garzón Real por delito de prevaricación, sentencia, por otra parte, indigna de profesionales del derecho que se suponen obligados a la ética en el ejercicio profesional. La Sentencia en cuestión se refiere a si Baltasar Garzón prevaricó o no y, por lo tanto, no puede ser usada con otra finalidad, como pretenden los autores de la Proposición no de Ley. (Para un análisis más pormenorizado de esta sentencia ver el documento "La Sentencia absolutoria delas actuaciones del Juez Garzón condena a las víctimas republicanas a ladesigualdad jurídica").

Sirva lo siguiente como ejemplo claro de lo que queremos decir: la Proposición no de Ley utiliza en su exposición de motivos el Párrafo 5º de la sentencia referida, que dice textualmente: «Los testimonios oídos en el juicio oral narraron los sentimientos de los familiares de los desaparecidos, el silencio que imperaba en los familiares al no poder hablar sobre los hechos acaecidos, incluso de la vergüenza padecida y lo horrible de la comparación entre la suerte de unos fallecidos y la de otros.»

Esta afirmación es falsa. Los testigos no lo eran en su calidad de víctimas del franquismo en un procedimiento que estuviera juzgando los crímenes del franquismo, lo eran en calidad de testigos de parte de la defensa del Juez Baltazar Garzón. La utilización procesal de personas mayores que no podían distinguir esta diferencia y que fueron llamados por los abogados de la defensa de Baltasar Garzón es desde el punto de vista de la ética profesional totalmente reprochable y no deberían haber sido aceptados por un tribunal en tal calidad.

II.- El documento afirma "Casi 200.000 personas han adquirido la nacionalidad española como descendientes de españoles exilados;". Esto es manifiestamente falso. Se ha otorgado la nacionalidad a personas que son nietos de emigrantes y en algunos casos de exiliados.

Esta "graciosa concesión" no tiene nada que ver con lo solicitado por las asociaciones y que se refería a la legalización de los nacidos en el extranjero y registrados en los consulados bajo jurisdicción de la República española. O sea, lo que se solicitaba era el reconocimiento legal de los consulados republicanos a efectos de otorgar la nacionalidad española. 

La solicitud en concreto, recogida en el punto décimo del Plan de Acción estaba formulada en los siguientes términos: 
"Se procederá a la regularización jurídica de los problemas de nacionalidad española derivados del exilio y de los que son consecuencia de la inscripción de españoles en registros de autoridades legítimas de la II República, otorgando el mantenimiento de la doble nacionalidad de los exiliados y de sus descendientes en todos los casos".
El rechazo a la misma fue manifiesto y en su lugar, el entonces Ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, durante la confección del programa para la campaña electoral previa al segundo mandato de José Luis Rodríguez Zapatero, tuvo la "brillante idea", para obviar las demandas de los descendientes de exiliados registrados en los Consulados de la II República, de asumir las demandas de los nietos de españoles en América Latina que exigían que se les otorgara la nacionalidad española.

Entonces, por arte de birlibirloque y campaña de imagen por medio, se usó la campaña electoral del Partido Socialista en Argentina y Uruguay para ocultar las auténticas demandas de las víctimas republicanas y sus familiares en materia de nacionalidad.

Esto provocó el desconcierto en las asociaciones ya que, por un lado, era totalmente legítimo el derecho de los nietos, pero esto no tenía nada que ver con el origen del problema y, por el otro, el procedimiento legal para otorgar la nacionalidad a los nietos se podía hacer, como así ocurrió, usando las facultades del Registro Civil Central en un procedimiento administrativo denominado de recuperación de la nacionalidad.

De esta manera se burló lo solicitado por las asociaciones de víctimas y eso es lo que nos permite afirmar que las cifras recogidas son falsas. Esas cifras no tienen que ver con la cuestión de nacionalidad analizada más arriba que ha quedado pendiente para escarnio de las víctimas concretas de estos casos.

III.- El documento afirma también que "más de 2.400 Niños de la Guerra han visto reconocida una prestación económica. En algunos casos, son pensiones que les han devuelto a la dignidad y a la supervivencia".

Esta proposición es manifiestamente inmoral y no recoge en forma alguna la cuestión de los niños de la guerra. Asumirla de la forma propuesta es de una hipocresía y alegalidad que no se puede aceptar en congresistas y, menos aún, si se auto-denominan socialistas. Afirmar que a esta categoría de víctimas se les ha reconocido una prestación económica a la que tendrían derecho si fueran ciudadanos españoles roza el esperpento.

La cuestión de los niños de la guerra está recogida en el punto décimo del Plan de Acción de nuestro informe y dice expresamente lo siguiente: 
"Reconstrucción de las listas de víctimas españolas en terceros países como consecuencia del régimen franquista, incluyendo especialmente a los denominados 'niños de la guerra', y solicitando, si fuera necesario, la colaboración internacional, especialmente en el ámbito europeo, para lo que se contará con las organizaciones de exiliados o de organizaciones extranjeras que hayan colaborado con el exilio republicano".
Lo que se solicitaba, y que es básicamente de sentido común, es que se elaborara un censo de niños de la guerra. Estos menores fueron a parar al menos a unos quince países y en la inmensa mayoría fueron acogidos de forma aceptable y humanitaria. Pero estos niños, que no pueden ser incluidos como beligerantes, perdieron la nacionalidad española y no volvieron nunca a España. De ahí la necesidad de recoger la excepción de "doble nacionalidad" (derecho sólo existente con países latinoamericanos) y de permitir que ellos y sus herederos pudieran obtener la nacionalidad española.

El problema de los denominados niños de la guerra fue una cuestión que afectó a numerosos países al tratarse de menores, en muchos casos, indocumentados y sin nacionalidad, de la cual carecían al no haber sido reconocidos nunca por el régimen franquista. Precisamente esta problemática está en la base de las cuestiones de apatridia y refugio a las que la comunidad internacional hubo de hacer frente al término de la Segunda Guerra Mundial.

El caso de los niños de la guerra es especialmente grave en términos de política de Estado. No se entiende cómo un país que se auto-define como democrático puede desconocer esta realidad, negarles los derechos propios de un ciudadano español y considerar en cambio que con otorgar algunas pensiones especiales - que tienen que ver especialmente con los niños de la guerra en Rusia y cuya concesión ha sido utilizada desde un punto de vista despreciablemente anticomunista- el problema quedaba zanjado; sin embargo, niños de la guerra hay en Gran Bretaña, Bélgica, Alemania, Francia, Chile, Perú, Cuba y otros países.

En conclusión, lo que hizo el Gobierno Zapatero es continuar con la política de no reconocimiento practicada por el régimen de Franco, en un acto que es un escarnio para los derechos civiles y para todas las víctimas del fascismo, y, no sólo para los españoles.

IV.- Podríamos desmenuzar de la misma forma las demás afirmaciones del documento relacionadas con los presos políticos, con los Brigadistas y las 1.300 "Declaraciones de reparación y reconocimiento personal expedidas por el Ministerio de Justicia", que no son más que fraudes legales para no dar solución a la cuestión de las víctimas del franquismo.

Como decimos en la introducción al documento que elaboramos en 2004: 
"Es necesario que se entienda que la justicia es lo contrario de la venganza. Es necesario que no se equipare, en un discurso perverso, el concepto de justicia al de venganza, pues ello posibilita que se considere al olvido como una de las bases del estado social de derecho. Ninguna sociedad puede sobrevivir al desconocimiento de su propia historia, por horrible que ésta sea". 
V.- Es evidente que el modelo surgido de la transición post-franquista está en crisis profunda y que no tiene solución debido a un profundo problema de ilegitimidad e ilegalidad que no permite su modificación constitucional.

Creemos por ello que la única solución es la convocatoria a unas cortes constituyentes cuyos miembros han de ser elegidos en elecciones libres en que los electores voten a candidatos individuales (y no mediante el actual sistema de listas cerradas elaboradas por las distintas formaciones políticas) que permitan superar el problema legal de la sucesión de la Corona y el problema que se derivaría de la auto-convocatoria de las Cortes actuales como asamblea constituyente prevista en la actual constitución post-franquista.

La falta de adopción de leyes que hubieran puesto término a esta situación de impunidad y de no reconocimiento de las víctimas republicanas y del franquismo en general, lleva indefectiblemente a esta conclusión.

Para cerrar este documento recurrimos a una frase, que resume la cuestión de las víctimas republicanas, que creemos podría ser la definición de las causas de la crisis social y económica que afecta actualmente a España y que tiene que ver con aquella cuestión de que el problema son las causas y no las consecuencias:
"Del poder de perdonar sin límites, surge la impunidad de la delincuencia en todas sus formas; de la impunidad de la delincuencia en todas sus formas, la impunidad de todas la formas de maldad; de la impunidad de todas las formas de maldad, la descomposición de los gobiernos; de la descomposición de los gobiernos, la descomposición política de la sociedad"
Jeremy Bentham (1748-1832)