31 de mayo de 2015

EL FRANQUISMO EN LAS CALLES DE MADRID... ¿HASTA CUANDO?






Si finalmente Ahora Madrid y PSOE se hacen con la alcaldía de Madrid dejarán de existir, espero, inconvenientes para que en la capital de España se terminen de eliminar los símbolos franquistas y no exista ninguna calle dedicada a los servidores de la dictadura.

En Madrid, el número de calles cuyo nombre es un homenaje a militares, ministros, politicos y adeptos franquistas es muy abundante, no olvidemos aquellas que conmemoran episodios de las victorias del ejército sublevado, y esto debe acabar. Por orden alfabético, desde Agustín de Foxá, coautor de la letra del himno de Falange Española “Cara al Sol”, hasta la avenida de La Victoria en conmemoración del triunfo franquista en la Guerra Civil, la relación de calles y plazas que aún conservan en su rótulo la exaltación al franquismo ocupa 17 páginas y puede ser consultada en este enlace:   TOPONIMIA FRANQUISTA EN LAS CALLES DE MADRID, elaborado en el año 2001 y que muy pocas modificaciones ha experimentado. Relación en la que hasta pueden verse personajes condecorados directamente por Adolf Hitler con la  Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro con hojas de roble, como es el caso del General Muñoz Grandes, general en jefe de la División Azul, ministro del Ejército y vicepresidente de un gobierno franquista.

Se van a cumplir más de ocho años desde la aprobación de la Ley de Memoria Histórica (LMH) y el callejero madrileño ( al igual que el de toda España) sigue rindiendo homenaje a personajes y acontecimientos derivados de un golpe de estado seguido de una rebelión militar y una represión contra la población de decenas de años, incumpliéndose la ley desde la más absoluta impunidad.

Desde que se aprobó la LMH el Ayuntamiento de Madrid ha estado en manos del Partido Popular  y todas las gestiones llevadas a cabo por las asociaciones memorialistas y asociaciones de víctimas han sido sistemáticamente despreciadas. Poco tardó la dictadura en eliminar del callejero cualquier referencia republicana, se llevó a cabo gustosa y escrupulosamente por los alcaldes de todas las poblaciones españolas, se trataba de una orden franquista y la cumplieron a rajatabla, sin embargo hoy se sigue incumpliendo una ley aprobada por el Congreso de los Diputados, lo que viene a demostrarnos, una vez más, que los defensores de la dictadura franquista siguen en nuestras instituciones, entre ellos merece especial mención Mariano Rajoy, presidente del Gobierno, que ya en 2007 prometió derogar la LMH si llegaba al Gobierno, cosa que finalmente no hizo en evitación de problemas pero que no obstante si dejó a la LMH sin dotación presupuestaria y suprimió la Oficina de Víctimas de la Guerra Civil y la Dictadura.

Muchos de los nombres de las calles madrileñas que exaltan al franquismo pueden pasar desapercibidos, su ubicación en barrios poco conocidos o en el extrarradio, unida al desconocimiento y la falta de interés por el origen del nombre hace que así sea, pero el franquismo no dejó de aprovechar cualquier ocasión para magnificar su traición a España, a modo de ejemplo pocos pensarán que la calle Quince de Agosto, del madrileño barrio obrero de Usera, se denomina así en conmemoración del establecimiento de la bandera bicolor como enseña nacional en un acto llevado a cabo el 15 de agosto de 1936 en Sevilla, presidido por Franco y acompañado de Millán Astray, Queipo de Llano y José María Pemán.

Si Madrid y su pueblo sufrieron la guerra de forma extrema, resistiendo los ataques fascistas hasta el 28 de marzo de 1939, tres días antes de que acabase la guerra, bien se merecen sus habitantes no verse obligados a contemplar los signos franquistas que la derecha aún hoy venera, máxime si tenemos en cuenta que en las recientes elecciones municipales el 70 por ciento de los madrileños le han dicho NO al Partido Popular, prácticamente el único responsable de que esta situación se mantenga en Madrid y en el resto de España.

Benito Sacaluga


29 de mayo de 2015

VILLAR MIR TIENE MIEDO






Dicen los de siempre que el mapa político que a todo color se está revelando en España pone en peligro la inversión y tienen razón. De seguir así y con un resultado en las generales parecido al de las recientes autonómicas y municipales habrá muchos "inversores", tanto locales como foráneos, a los que no les interesará hacer negocios en nuestro país. Nos dicen que el motivo de su miedo está en la inseguridad provocada por gobiernos inestables, por otra parte plagados de stalinistas, bolivarianos, etarras, anti sistema y no se cuantas barbaridades más, pero el verdadero motivo por el cual la "inversión" decrecerá nos lo ocultan. 

De seguir así la tendencia, en las próximas generales el Partido Popular quedará, en el mejor de los casos, relegado a la oposición y habrá de comenzar una larguísima travesía del desierto , una larga travesía y además con pocas esperanzas de culminarla. En esta situación los "inversores" verán como esas puertas que hoy se abren gracias a los maletines de dinero y favores varios dejarán de existir y por tanto sus pelotazos también. Establecida la decencia en España correrán a otros países donde la corrupción siga siendo posible, no les faltarán opciones.

Contratar con las administraciones públicas es un asunto de difícil logro si éstas aplican estrictamente la ley. Normalmente el criterio seguido por las administraciones para la adjudicación de concursos públicos está fundamentado en la mejor relación calidad-precio, factores que deben ser objetiva y claramente demostrables. Hasta hoy la calidad y el precio se vienen sustituyendo por el monto de dinero que el concursante está dispuesto a poner a disposición del politico de turno y de sus secuaces,  si esto se acaba muchos concursos públicos dejarán de ser tan rentables, entre otras cosas porque deberán de cumplirse sus pliegos de condiciones, incumplimientos que hoy se pasan por alto en atención al maletín recibido y que finalmente dan lugar a la existencia de "reformados" que en muchos casos superan al precio de licitación inicial, ahí es donde está el negocio.

Por otro lado las recalificaciones de terrenos y usos dejarán de basarse en su aspecto meramente económico y primará el beneficio social y el impacto medioambiental que dichas recalificaciones puedan comportar. Las políticas de Aznar con respecto al suelo quedarán enterradas y la especulación a que han dado lugar también, conseguido esto habremos logrado vencer la causa principal de la crisis económica que venimos soportando, una situación que a estas alturas ya deberiamos de dejar de calificarla como crítica al haberse convertido en crónica gracias a las desastrosas políticas del Partido Popular.

Declaraciones como las de Villar Mir, presidente de OHL, Ministro de Hacienda y Vicepresidente del Gobierno para Asuntos Económicos durante la presidencia de Carlos Arias Navarro, aparte de marqués por la gracia de JCI, en el sentido de que Podemos y las nuevas plataformas impedirán la recuperación económica en España, lejos de preocuparnos deberían llenarnos de optimismo de cara al futuro, si él pierde ganamos todos. Personajes como él hace ya decenas de años que sobran en España. Un personaje que además el  28 de septiembre de 2014 fue imputado por la Fiscalía Anticorrupción por un presunto amaño de la concesión de una obra pública en un hospital de Baleares y actualmente inmerso en un escándalo de escuchas a jueces mejicanos y que, entre otras cuestiones, ha provocado que el Gobierno de México haya solicitado auditar los contratos que tiene actualmente vigentes con OHL.

Alegrémonos, se irán de España los especuladores y los corruptores y solo quedarán los empresarios verdaderos, esos que hacen bien su trabajo y a un precio justo y que ahora no pueden competir en el terreno público porque su ética les impide pagar mordidas.

Benito Sacaluga






26 de mayo de 2015

RAJOY EN SU BUNKER



Corría la primavera de 1945, los nazis habían perdido todas sus opciones y las tropas rusas se encontraban a pocos kilómetros de Berlín. Adolf Hitler se encontraba refugiado en la Cancillería del Reich, en uno de sus búnkers, desde el mes de enero. Desde allí Hitler negaba la evidencia de su derrota sin paliativos y pedía la intervención de divisiones inexistentes, exigiendo a sus generales fe en una relativa victoria, al menos en la liberación de Berlín, días más tarde lo poco que quedaba del ejército nazi se había rendido. El 2 de mayo las tropas soviéticas tomaron el búnker. Cuentan que momentos antes Hitler se había suicidado junto a Eva Braun y que sus cuerpos fueron incinerados allí mismo.

Hitler negaba la realidad, una realidad que estaba ante sus ojos. En sus escasas salidas del búnker podía contemplar como Berlín desaparecía a causa de los bombardeos aéreos y hasta podía oír el ruido de los blindados soviéticos avanzando sin prácticamente oposición. Mientras, el resto de ocupantes del búnker huye tratando de llegar a las zonas controladas por el ejército estadounidense, lo último que quieren es caer en manos soviéticas. El nazismo dejaba de existir después de 24 años de su toma del poder en Alemania.

Después de ver ayer la comparecencia de Rajoy ante los medios de comunicación para explicar su opinión sobre la terrible derrota electoral sufrida por el Partido Popular en las recientes elecciones, no puedo por menos que recordar el comportamiento de Hitler ante la derrota. Para el dictador alemán el término derrota no formaba parte de su vocabulario, para Rajoy tampoco. Al igual que Hitler recordaba a sus generales las apoteósicas victorias conseguidas desde 1939, Rajoy nos recordaba a todos su aplastante victoria electoral de hace cuatro años, al mismo tiempo que declaraba su profunda fe en el triunfo de su partido en las próximas elecciones generales y se postulaba, ante la mirada perdida de sus "generales", para seguir liderando su particular Reichstag. 

El pasado domingo no fue el ejército soviético quién venció a Rajoy, tampoco fue la guerrilla bolivariana, tampoco la cubana, tampoco el dinero iraní. Rajoy fue vencido por el pueblo español, sin fusiles, sin dinero...tan solo armado con un simple trozo de papel, con su voto. Un 75% de los españoles le dijeron NO a Rajoy y a su partido, pero él habla de victoria contundente. ¿Sabe Rajoy interpretar unos resultados electorales?. Claro que sabe, pero se agarra a un clavo inexistente, todo menos reconocer su derrota y dejar paso libre a la voluntad popular. Según él su España abstracta le necesita, se cree imprescindible olvidando que los cementerios están repletos de personas que en vida así fueron consideradas. Un nuevo caudillo hoy solo sostenido por sus leales, unos leales que mayoritariamente dejarán de serlo cuando vean que sus indecentes privilegios se acaban, y al igual que los nazis del búnker correrán a llamar a las puertas de otras formaciones para seguir medrando desde la impunidad. Lo malo para ellos es que mucho me temo que esas puertas estarán cerradas con siete llaves para todo aquel que haya participado en el festín del PP, en esa bacanal de corrupción a costa del pueblo, en la opresión de las clases trabajadoras, en la eliminación de derechos fundamentales y tantas otras cosas llevadas a cabo bajo la bandera de una recuperación que solo afecta a las clases poderosas. Una bandera con el logotipo de la mentira grabado a fuego en su centro.

Rajoy se abraza a la estabilidad, al continuismo de sus nefastas políticas, reniega del pluralismo y menosprecia la capacidad de los nuevos actores para gobernar, olvidando que no es solo estabilidad lo que España necesita, también y de forma prioritaria necesita del equilibrio. Un equilibrio justo en el ejercicio del poder y en el reparto de la riqueza, un equilibrio que Rajoy no está dispuesto a procurar, entre otras cosas a causa de que en el ADN de Rajoy no hay ni siquiera trazas de democracia, ni siquiera sabe bien lo que significa. 

Nos dice, desde su particular púlpito, que su perdida de apoyos se debe a la falta de comunicación, a que no ha sabido conectar con el pueblo, a que no ha sabido explicarse. No Rajoy, no. Al pueblo español no hace falta que se le explique nada, ya tiene grabado en su piel las consecuencias de las políticas del Partido Popular y, además, hay algo que Rajoy no soporta y ese algo es dar explicaciones, como buen reyezuelo que es jamás lo ha hecho ni lo hará, seguirá mintiendo hasta que tenga pulso.

Ahora nos esperan meses de aguinaldo. Hasta que se celebren las generales el gobierno de Rajoy inundará España de nuevas promesas y aprobará decretos con nuevas limosnas para las clases desfavorecidas, hipocritamente abrirá la mano y la caja a costa del aumento de la deuda pública. El nuevo cometido de las instituciones que dependen directamente del gobierno central se centrará en el acoso y derribo de las nuevas formaciones. Se acercará al PSOE en busca de esa posible alianza contra los que quieren destruir su España, de una nueva "Cruzada" contra el comunismo y al mismo tiempo contra la democracia real, la postura del PSOE ante esta jugada sinceramente no sé con certeza cual será, pero quiero creer que sus bases, mandos y simpatizantes siguen siendo socialistas, a pesar de que Felipe Gonzalez no lo sea. Una cosa si tengo clara, si el PSOE acude a la llamada de Rajoy los verdaderos socialistas votarán con una lógica aplastante, no darán su apoyo al PSOE, votarán a las formaciones de la verdadera izquierda política, a esas que el pasado domingo sentaron las bases del fin del bipartidismo y se cargaron de un plumazo las mayorías absolutas. De una u otra forma, con "Cruzada" o sin ella, Rajoy y su banda perderán las próximas elecciones generales, claro que según ellos las habrán ganado, pero no podrán gobernar. Espero que sean capaces de digerirlo sin vomitar sobre España pasadas consignas.

Benito Sacaluga




23 de mayo de 2015

MARGALLO EN SU SALSA



Nuestro ministro de Exteriores, el mismo que a la primera ocasión  que tuvo tras su nombramiento dijo en Bruselas eso de "Gibraltar Español", le acaba de decir a Alexis Tsipras que aprenda de Rajoy. Que si quiere ver a Grecia nadando en la abundancia, tal y como estamos en España, lo que tiene que hacer es poner en práctica las políticas que el Partido Popular puso en marcha en España a finales de 2011. La faena la ha rematado diciéndole al dirigente griego que le va a enviar el "Plan Rajoy" traducido al griego. Tsipras sonreía al mismo tiempo que le escuchaba y por educación evitaba decirle a Margallo que el plan que Rajoy está ejecutando ya lo tenían los griegos desde hace años, redactado en un perfecto alemán y firmado por Merkel, que él no está dispuesto a masacrar al pueblo griego tal y como lo está haciendo Rajoy con los españoles y que él tiene pensado hacer todo lo contrario.

Está claro que a Alexis Tsipras le importa Grecia, pero también que los griegos le importan más. Que eso del PIB español está muy bien, pero que él no está dispuesto a que los griegos sigan sufriendo para alcanzar unos porcentajes de crecimiento que solo benefician a las clases poderosas europeas, tal y como está sucediendo en España. Unos datos económicos de los que Tsipras conoce bien su "elasticidad" para someterse a la manipulación. Los griegos han vivido en su propia piel la situación creada por el gobierno derechista de Nueva Democracia presidido por Kostas Karamanlís maquillando durante años, con la ayuda del banco de inversión Goldman Sachs, sus datos macroeconómicos, principal motivo hoy del férreo control que la Troika ejerce sobre Grecia. A Tsipras que no le hablen de los datos que elaboran los amigos de Samarás y menos aún de los que cocina Rajoy, presidente de un partido y de un gobierno donde la corrupción y la manipulación de los datos baten récords mundiales.

Bien está que Rajoy y sus palmeros nos machaquen a los de casa, día tras día, con su pretendida recuperación económica, pero que intenten venderle la moto a los de fuera nos pone a todos en ridículo. Bastante ridículo hicimos ya vitoreando al franquismo, saliendo en las televisiones de todo el mundo aplaudiendo a nuestro particular Führer mientras las cárceles estaban llenas de presos politicos y los garrotes funcionaban a pleno rendimiento. Bastante ridículo hacemos todavía hoy manteniendo una monarquía fruto de los deseos y mandatos de un genocida. Demasiado ridículo como para que Margallo lo aumente.

Un Margallo que acaba de decirle a Maduro que es importante que Venezuela celebre elecciones antes de fin de año. Todo un crack de la diplomacia.

Un Margallo que hace poco se presentó en Mauthausen para asistir en representación de España al homenaje ofrecido a los españoles republicanos que estuvieron y murieron en este campo de concentración nazi. Un homenaje que en España nunca se llevó a cabo. Destacó Margallo la importancia de "honrar y renovar un deber universal de memoria" ante la barbarie, olvidando que aquí, en España, el gobierno del que forma parte ha dejado sin presupuesto la Ley de Memoria Histórica, una ley que muchos de sus compañeros de partido, quizá el también, están locos por derogar. Un homenaje plagado de banderas republicanas que tuvieron que compartir espacio y aire con Margallo, fundador del Partido Popular de José María de Areilza y Pío Cabanillas (1976), y de la Unión de Centro Democrático (UCD) (1977), diputado por Valencia por Coalición Popular; Secretario de las Relaciones Internacionales de la Democracia Cristiana (antes PDP), diputado por Valencia por el Partido Popular, europarlamentario y desde 2011 ministro de Exteriores. En definitiva un personaje anclado a la derecha política y al clero, que lleva viviendo del presupuesto nada menos que desde 1968 (47 años).  

Un Margallo que mira por encima del hombro a los griegos, simplemente por haber tenido éstos el valor y la inteligencia necesarios para apartar de la vida política a personajes como él. 


Benito Sacaluga




15 de mayo de 2015

IL DUCE MARIANO



Sabemos que duce es una derivación de la voz latina dux, sabemos que en latín clásico, dux denotaba el rango militar de general, y sabemos que al líder del partido fascista italiano, Benito Mussolini, Il Duce era el término utilizado para referirse a su persona. También sabemos que el equivalente germano “Der Führer”, utilizado por Adolf Hitler es una traducción literal de Il Duce (guía o líder) y que caudillo, título que se concedió el general Francisco Franco es una equivalencia de estos términos. Sus retratos lo inundaban todo, y pasaron a formar parte de lo cotidiano y de lo obligatoriamente adorable. Su ego y su egoísmo traspasaron los límites de lo conocido y llevaron al mundo libre a una de las mayores catástrofes de la historia. 


Mucho se ha hablado últimamente sobre la conveniencia o no de que Mariano Rajoy participase en los actos electorales de las campañas locales y autonómicas en curso. Su prestigio está por los suelos, es uno de los líderes peor valorados y además es gafe. Su discurso, tan soso y técnico-contable, no cuadra con las arengas y proclamas que la ocasión electoral necesita. No enamora a los entregados, que echan de menos a Aznar, y tampoco a los escépticos, que coquetean con Albert Rivera, pero si algo está claro en este país es que en el Partido Popular manda Mariano, es su duce, su guía, su lider y su caudillo, y por tanto en la campaña electoral tenemos y tendremos virtualmente a Rajoy hasta en la sopa, con la única excepción de los debates cara a cara. Mariano quiere que quede claro que votar al PP es votarlo a él, que él elige a los candidatos y que estos harán lo que él diga. Si alguno se desmanda les mandará al motorista con un sobre que contendrá su cese y un finiquito en diferido. Que se sepa. El nivel que está alcanzando su ego empieza a ser muy preocupante.

No sé lo que habrán hecho en otras comunidades autónomas, pero en Madrid la propaganda electoral de buzoneo del PP incluye junto a las habituales papeletas una carta de Mariano, no de los cabezas de lista, no, solo de Mariano. Un panfleto de cuyo contenido impreso el 50% corresponde a una fotografía del gran líder del PP. Así, sin anestesia y sin previo aviso. Que te cuelen en el buzón de tu casa propaganda electoral ya es de por si molesto, pero que te cuelen una foto de Mariano es una agresión a la estética. Del texto que firma y rubríca mejor no hablo, entre otras cosas porque no lo he leído, la foto te salta a la vista y es imposible no verla, pero del texto te puedes librar.

Esto de las fotos de los líderes en plan guía espiritual y caudillo normalmente se deja para las vallas y los carteles, pero claro como Mariano no se presenta a ser elegido para nada y no puede lucirse en las vallas, nos hace llegar su imagen en un sobre. Que nadie se equivoque, él es el PP y los demás solo comparsa, seres inferiores a los que dirigir que se entregan entusiastas a cambio de dinero y posición sin atreverse siquiera a rechistar. Democracia orgánica franquista adaptada, ni más ni menos, es la esencia de este partido que los franquistas fundaron cuando su caudillo se reunió en el otro mundo (digo yo) con sus desdichados aliados, con Hitler y con Mussolini.

Camino de la panadería he aprovechado para deshacerme del sobre del PP y de su contenido, arrojándolo en el contenedor de residuos orgánicos, esos que en vez de reciclarse se entierran varios metros bajo tierra en cualquier vertedero.

Benito Sacaluga




13 de mayo de 2015

EL FRANQUISMO EN LA RESERVA






Un soldadito español anda escribiendo por ahí que Podemos debería se ilegalizado. Digo yo, que ya puestos al asunto se podría aprovechar para hacer lo mismo con IU, con Bildu y hasta con el PSOE. Una vez ilegalizados, todos sus militantes podrían ser cómodamente instalados en cualquier cárcel española o campo de concentración de nueva construcción a la espera del correspondiente consejo de guerra.

El soldadito en cuestión procede de una familia entregada al régimen franquista, su padre se unió a la rebelión y dedicó sus habilidades a bombardear desde el aire poblaciones españolas, parece ser que con excelente dedicación y puntería ya que el dictador no dejó de condecorarle y hasta lo hizo ministro del Aire. Un soldadito al que Aznar y Trillo convirtieron en Jefe del Ejército del Aire, y que ahora desde su presidencia de la  Real Hermandad de Veteranos de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil se dedica a defender los altos valores de la Patria, la Bandera, los Ejércitos y la Iglesia Católica como pegamento eficaz de la unidad de España, de su particular España. Una Hermandad que sorprendentemente fue declarada de utilidad pública y a la que Juan Carlos I concedió el titulo de Real y de la que es su Presidente de Honor. Una asociación que fue fundada en 1957, en pleno apogeo del franquismo para acoger a retirados, viudas y huérfanos de los tres ejércitos y de la Guardia Civil, sobra decir que solo a aquellos que se sublevaron contra la República, a los otros, a los republicanos, ya los habían fusilado.

Si el dictador dejó dicho a sus secuaces que permanecieran siempre en alerta ante los eternos enemigos de España, la Hermandad lo suscribe a través de la letra de su himno, de título "Centinela" y que comienza así:

Centinela, centinela, de la Patria y de la Paz
Permanece siempre alerta, pues aún tienes que luchar,
Ya no luchas en el aire, ya no luchas en la mar,
Ni lo harás en las trincheras, pero tienes que luchar.

Por lo que se ve, el enemigo de estos señores sigue siendo la democracia y no cabe duda de que coinciden con lo que Franco expresó en 1960, con las cárceles repletas de presos politicos y los tornillos de los garrotes bien engrasados:
Nosotros no negamos la democracia; nosotros queremos ser fieles a la democracia. ¡Ah! Pero no queremos que las libertades se pierdan en la anarquía; amamos las libertades, pero una libertad compatible con el orden, porque en el desorden naufragan todas las libertades.
Es decir, una democracia orgánica inventada por el franquismo en la que el parlamentarismo y los partidos politicos no tienen cabida y en la que, por supuesto, los ejércitos y las fuerzas de seguridad colaboraban a su mantenimiento como brazo ejecutor de la represión.

Un soldadito que preside una asociación en la que como no podía ser de otra forma se glorifica el Valle de los Caídos en un artículo que termina refiriéndose a los que pedimos la eliminación del monumento:
Y condenamos todos, me consta, los esfuerzos de algunos niñatos progres, hijos del desarrollismo, politicos porque no pueden ser otra cosa y que de la posguerra no saben nada, por resucitar viejos rencores sin otra base intelectual que su supina ignorancia.
Quien firma el artículo es un coronel de artillería, todo un ejemplo para las fuerzas armadas, todo un demócrata respetuoso con las libertades y con el dolor de las victimas de la guerra, a cuyos herederos llama niñatos, inútiles e ignorantes, olvidando que muchos de ellos soportamos los años más duros de lo que él llama posguerra en lugar de represión militar, y además que con nuestros impuestos le pagamos el sueldo y el uniforme, aparte de que se supone está para defender nuestras libertades. Pero claro, todos sabemos que para estos tuercebotas lo importante es su España y no los españoles.

Este soldadito estrellado y sus correligionarios, a los que los españoles llevamos manteniendo desde que vinieron al mundo, deberían permanecer callados y dedicar parte de su tiempo libre, que será mucho, a devolver a la sociedad civil todo lo que ella les ha dado, si no están dispuestos a ello, pues eso, que se dediquen a sacar brillo a sus estrellas y a sus sables sin estrenar y nos dejen en paz con, según ellos, nuestra supina ignorancia.

Benito Sacaluga.





10 de mayo de 2015

LA LECHERA DE LA POLI



El Ministerio del Interior se acaba de gastar 300.000 euros en un "camión lanza agua", una copia remasterizada de las "lecheras" franquistas, eufemismos aparte una tanqueta. Su destino no es otro que lanzar agua a presión sobre manifestantes con la sana intención de ayudarlos a que se disuelvan pacíficamente. Dado que al agua, arrojada a alta presión, se añade un colorante a efectos de dejar prueba indeleble que permita identificar al chorreado, los almacenistas chinos están haciendo acopio de cientos de miles de chubasqueros de esos de usar y tirar, sin duda la única defensa de los manifestantes ante una agresión policial pura y dura. Los hematomas y otras lesiones que el agua a presión provoque no los evitará el asiático chubasquero, tendrán que hacerlo los servicios de urgencias de los hospitales los que atiendan a los lesionados, en algunos casos debidamente esposados y escoltados por un par de agentes antidisturbios. 

Ya me imagino al camión lechera rodeado de agentes policiales avanzando lentamente contra los grupos de manifestantes, moviendo amenazadoramente su cañón, en plan Panzer entrando el el gueto de Varsovia en busca de rebeldes judíos inconformes con su cautiverio.

Los expertos en el tema de "seguridad ciudadana" nos dicen que no tiene por qué ser mejor un chorro que una pelota de goma. Depende de la presión, la distancia o el lugar del impacto. Recuerdan que para que sea efectivo, el chorro tiene que salir a tal potencia que se corre un riesgo elevado de que al impactar contra un manifestante resulte lesionado. Lo bueno de esto de la alta presión del agua es que los 7.000 litros del depósito dan para poco tiempo con el gatillo apretado. Claro que a falta de agua, la tanqueta dispone en su interior de dos armeros para escopetas y una buena cantidad de munición. El artillero acuático se lo va a pasar pipa, ya que el cañón se controla mediante un  joystick que regula la presión del agua, el modo de disparo (corto, largo o continuo) y la dirección del chorro, con su correspondiente pantalla de televisión a todo color. Me río yo de los juegos de la playstation.

A pesar del dinero invertido (50 millones de las antiguas pesetas), los expertos policiales consultados vaticinan que apenas se usará este vehículo al ser muy poco funcional y especialmente lesivo contra los manifestantes. Según parece en el ministerio de Jorge Fernández Díaz sobra dinero y agresividad y falta sentido común.

Yo, que ya me he comprado el chubasquero y una pistola de agua para defenderme de la tanqueta, me pregunto si este tipo de barbaridades contra la población están permitidas en la Constitución, el derecho a manifestarse públicamente si lo está (art.21), y la sola presencia de la tanqueta, aunque solo sea desde el punto de vista psicológico, coarta este derecho. No olvidemos que el maldito artefacto puede causar lesiones graves y hasta la muerte según afirman los expertos. Si la policía debe actuar de acuerdo con el principio de proporcionalidad a la hora de reprimir determinadas actuaciones, en el uso de la tanqueta la proporcionalidad brilla por su ausencia.

El art.17 de la Constitución nos dice que toda persona tiene derecho a la libertad y a la seguridad, y yo me pregunto donde esta la seguridad para un manifestante ante un medio de represión indiscriminado como lo es el nuevo juguete del piadoso Fernández Díaz, personaje que contestaría a mi pregunta diciéndome que si quiero estar seguro que me quede en casa y no participe en actos multitudinarios, y eso lo dirá quien precisamente es el encargado de velar por mi seguridad en todo momento, también durante el ejercicio de mi derecho constitucional a manifestarme.



Benito Sacaluga.



Fuente: Publico.es


4 de mayo de 2015

FELIPE GONZÁLEZ... Y FLICK


Friedrich Flick, en el Tribunal de Nuremberg
que procesó a los criminales de guerra nazis.
Las acusaciones contra Podemos en el sentido de haberse financiado con dinero procedente del extranjero han sido constantes y siguen siendo habituales, sobre todo por parte de destacados miembros del PP, de sus medios afines y de sus medios incondicionales. Desde el PSOE se actúa con prudencia, con el altavoz en volumen mínimo, quizás sea debido a que sus miembros sabe bien lo que es estar inmerso en asuntos relacionados con financiación recibida de otros países, por si no lo saben, o lo han olvidado, yo se lo recuerdo.

El 30 de septiembre de 1984, los juristas del partido socialdemócrata alemán celebraban una reunión informal en el hotel Rathaus de Hannover. Durante el acto, uno de los contertulios, el diputado del SPD, Peter Struck, hacía un inocente comentario indicando que una buena parte del dinero entregado por el consorcio Flick al partido socialdemócrata, había sido desviado hacia España para financiar las actividades del PSOE, partido que desde 1982 gobernaba en España con mayoría absoluta.

Flick, una de las más importantes multinacionales alemanas que en tiempos pasados financió al partido nazi, había originado meses antes una enorme polémica en Alemania Occidental, por supuestos sobornos a politicos, asunto que había obligado a dimitir al presidente del Parlamento alemán y al ministro de Hacienda.

La conexión española del affaire Flick iba a despertar en España igual cúmulo de pasiones. Dio origen a una tímida comisión de investigación pero, como era de esperar, no provocó ninguna dimisión. El detonante iba a ser la publicación de las palabras del diputado socialdemócrata Peter Struck por el periódico germano Frankfurter Rundschau. Aparte de la crónica del periodico alemán, otro hecho precipitó los acontecimientos: la declaración del ex gerente del consorcio Flick, Guenter Max Paefgen, ante una comisión parlamentaria de la RFA, asegurando que su empresa había canalizado importantes sumas de dinero hacia España y Portugal hasta 1982, para favorecer el socialismo democrático en ambos países. Este dinero, según Paefgen, había ido a parar al PSOE, por medio de la fundación socialdemócrata Frederik Ebert.

La publicación de estos datos provocó la crisis más grave que se había conocido hasta entonces en el seno del PSOE y en el Gobierno desde la llegada de Felipe Gonzalez a la Moncloa. El presidente se vio forzado a acudir "voluntariamente" al Parlamento para dar explicaciones públicas sobre el comportamiento de su partido.

En una sesión tensa, cargada de nerviosismo, el 14 de noviembre de 1984, Felipe Gonzalez dijo: "Ni de la Fundación Ebert, ni del consorcio Flick, ni del Partido Socialdemócrata Alemán he recibido ni un marco, ni un duro ni una peseta". Pero el fiscal general de la República Federal de Alemania, Andreas Schutz, vino, años después, a enmendarle la papeleta. Después de pasarse seis años investigando, la Fiscalía de la RFA hacía públicas, a finales de mayo de 1990, sus investigaciones sobre el Escándalo Flick.

Se demostró que entre 1978 y 1985 se utilizaron 22 millones de marcos (al cambio 1.400 millones de pesetas) de la fundación alemana Frederik Ebert, para financiar al PSOE y al Partido Socialista Portugués. El dinero viajó a España a través de una cuenta abierta en un banco de Zurich (Suiza), desde el Instituto para Encuentros Internacionales, y otra cuenta en Tel Aviv (Israel), de la fundación hebrea Fritz Naphtali, que actuaron como tapaderas para sacar el dinero de Alemania.

Los datos de la Fiscalía de Bonn eran sólidos y estaban respaldados por seis años de duros trabajos y centenares de declaraciones de los propios interesados. La investigación de la Fiscalía General de la RFA contradice radicalmente las palabras de Felipe González, en el pleno del Congreso de los Diputados del 14 de diciembre de 1984, donde, de forma rotunda y categórica, había afirmado: "Que quede claro: ni yo ni mi partido hemos recibido dinero ni de Flick ni de Flock. Y esa es una afirmación que nunca me veré obligado a rectificar"

La Comisión del Congreso actuó como era previsible y "absolvió" en 1985 a Felipe González con 263 votos favorables, siete en contra, ocho abstenciones y uno nulo, esgrimiendo  la conclusión de que "No existe prueba alguna de que Felipe González o el PSOE hayan recibido dinero de Flick". Una vez cerrado el tema, Santiago Carrillo, en representación del Grupo Mixto, tras reconocer que el honor del presidente del Gobierno había quedado a salvo, recordó que Struck seguía sin rectificar en Alemania Occidental. Al citar antecedentes de los hechos, hizo mención al pasado nazi de Friedrich Karl Flick, propietario del consorcio, que fue condenado a ocho años de cárcel en el juicio de Nuremberg, y de esta premisa justificó que el consorcio tuviera interés en que la situación política española no derivase hacia el comunismo.

José María Ruiz Gallardón, expuso la necesidad de que el presidente del Gobierno español se querellase por calumnias e injurias contra Struck. Los socialistas, por boca de su portavoz, Eduardo Martín Toval, entendieron que González ya ha recibido la debida satisfacción, puesto que se había producido la rectificación pública. Lo cierto es que meses antes, en noviembre de 1984, a petición del presidente del Gobierno, Felipe González, el Fiscal General del Estado abrió diligencias para la presentación, en su caso, de una querella criminal contra Peter Struck por las informaciones publicadas sobre el caso Flick y el PSOE. Diligencias que fueron archivadas por falta de indicios delictivos, decisión de archivo que fue adoptada por la Junta de Fiscales de Sala del Tribunal Supremo el 25 de abril y comunicada al Gobierno en un documento de dos folios, archivo por falta de indicios delictivos que se producía a pesar de reconocerse en el auto que era verdad que en el periódico Frankfurter Rundschau apareció una información, firmada por el periodista Eckart Spoo, que atribuía al diputado del SPD Peter Struck la afirmación, en una reunión de juristas de su partido, de que el SPD hizo llegar a Felipe González, a través de Wischnewski, dinero del consorcio Flick para la financiación de la campaña electoral del PSOE. Tenían al autor de la pretendida difamación y tenían al mensajero, pero mejor dejarlo como está pensarían fiscales y sobre todo González. Lo que no sabían es que la Fiscalia de la RFA ya estaba investigando.

Tras el informe de la Fiscalía de la RFA, Felipe González tal vez pensó que rectificar y reconocer públicamente que su partido había estado metido en asuntos no demasiado limpios, probablemente, no fuese cosa de sabios. Por otro lado, inexplicablemente, la noticia de la resolución de la fiscalia alemana tuvo en los medios españoles escasa o nula repercusión,

Cuando el dinero llegaba al PSOE las leyes españolas permitían a los partido politicos recibir donaciones extranjeras, por tanto el dinero recibido desde Alemania era completamente legal, puede que no así su origen, aunque tanto para el donante como para el receptor, por motivos obvios, era muy conveniente que todo se llevase a cabo opacamente. Nadie en España investigó la contabilidad del PSOE, puede que la donación fuese legal, lo que nunca sabremos es el destino del dinero. Si todo era legal, si todo estaba bien, ¿por que negar haber recibido el dinero alemán?, más aún corriendo el grave riesgo de ser más tarde puestos en evidencia, tal y como finalmente hizo la Fiscalia alemana. Desde luego no resultaba nada ético para el PSOE reconocer que había recibido financiación por parte de un multimillonario ultraderechista alemán.

El problema es que la legalidad del origen de los fondos entregados al PSOE brillaba por su ausencia. En 1990 la prensa alemana volvió a la carga. El semanario Der Spiegel efectúa una investigación sobre el asunto Flick y formula cargos muy concretos contra el PSOE y el PSD, acusando a éste último de estar detrás de la financiación al PSOE, financiación destinada en gran parte a cubrir su propio tráfico de dinero negro. En esta ocasión el PSOE volvió a enrocarse y la portavocia oficial del partido manifestó que para ellos el caso estaba cerrado y que no tenían intención de responder a las acusaciones del semanario alemán. El PSOE calló ante acusaciones tan graves, y en España al menos: "El que calla otorga".

El PSOE y González salieron airosos de este su primer caso relacionado con la corrupción. Si las conclusiones del informe de la fiscalia alemana se hubieran tenido en cuenta y se hubiera retomado el caso en el Parlamento español quizás, solo quizás, no se hubieran producido todos los asuntos turbios que protagonizo el PSOE con posterioridad bajo la presidencia de Felipe González:

Casos: Fondos Reservados, Filesa, Malesa, Time Export, Ave, Seat, Osakidetza, Cesid, Menguele, Guerra, Urralburu, Cementerio de Madrid, Salanueva, Expo-92, Roldán, Palomino, GAL, Petromocho, PSV,... y más.

Con este equipaje conocido y con el que lleva en el doble fondo de su maleta política, González aconseja, alecciona y marca a sus herederos el camino a seguir, impidiendo que el PSOE sea el PSOE, después de haberlo convertido en un partido accidentalista y promonárquico en el que sus militantes han visto pisoteada hasta la laminación esa lucha de clases que motivó su creación:
“El Partido Socialista es la entera emancipación de la clase trabajadora: es decir, la abolición de todas las clases sociales y su conversión en una sola de trabajadores libres e iguales, honrados e inteligentes.” 
Pablo Iglesias Posse
Felipe González puso los cimientos para que el PSOE se convirtiera en lo que es hoy, tirando a la papelera el guión de Pablo Iglesias, un partido politico en busca de autor, sin identidad concisa y en manos de una dirección interesada, y que al igual que los siete personajes en busca de autor de Pirandello corre el riesgo de acabar trágicamente.


Benito Sacaluga



Fuente consultadas: El Dinero del Poder. José Diaz Herrera y Ramón Tijeras. Cambio 16 (ISBN: 84-7679-190-9) y Hemerotecas.