29 de agosto de 2016

UN SOCIALISMO EN BUSCA DE AUTOR






Pablo Iglesias Posse
Una especie de Frankenstein, ha sido la expresión recientemente utilizada por Alfredo Pérez Rubalcaba para calificar un posible pacto de izquierdas de cara a la formación de gobierno, sin darse cuenta de que el monstruo no se llama así, ni de que el laboratorio del doctor que lo creó, que si se llamaba Frankenstein, parece tener una sucursal en la madrileña calle Ferraz. Desde el socialismo anterior al marxismo, denominado utópico por Engels, hasta el denominado "socialismo del siglo XXI" de Heinz Dieterich Steffan, han sido numerosos, yo diría que incontables, los cambios de rumbo de esa doctrina inicial socialista, tan breve y tan intensa, que definió los fines del socialismo como movimiento politico como "la búsqueda e implantación del bien común y la igualdad social", cambios que han convertido al socialismo actual en algo difícilmente definible, comunismo aparte.

Para intentar justificar lo anterior basta con escuchar las recientes opiniones que, sobre la postura a adoptar por el PSOE de cara a la investidura de Rajoy, lanzan significados miembros del partido socialista. Con Felipe González a la cabeza del pelotón son numerosos los opinadores. Corcuera, Eligio Hernández, Leguina, Guerra,.... cargan contra Pedro Sánchez desde su dorada jubilación, otros lo hacen desde su mullido sillón autonómico, caso de Fernández Vara y demás colegas de baronía regalada, cuya intención de seguir en el puesto supera con creces su ética. Para terminar nos encontramos con Susana Díaz, que de momento callada y fiel a lo que C's le impone en Andalucía trata de pasar inadvertida, cuando todo el mundo sabe que hace tiempo sueña con la Secretaria General del partido.

“Sois socialistas no para amar en silencio vuestras ideas ni para recrearos con su grandeza y con el espíritu de justicia que las anima, sino para llevarlas a todas partes” 


Lógicamente hay excepciones, sirva el ejemplo de Pérez Tapias, un prestigioso profesor de filosofía, Decano en la Universidad de Granada, que bien podría inculcar nociones de socialismo y de ética a muchos de los que los que en el PSOE se cuelgan medallas, desde luego falta les hace.

Que quieren que les diga, a mi me parece absolutamente coherente la postura de Pedro Sánchez, que no del PSOE, de negarse a facilitar, por activa o por pasiva, el nombramiento de Mariano Rajoy como presidente del gobierno. Un excelente manera de que la ética y el compromiso con lo prometido renazcan en el seno del PSOE, aunque el precio a pagar sea elevado mucho más caro para el PSOE será  renunciar, una vez más,  a los principios básicos del socialismo, ya saben: la búsqueda e implantación del bien común y la igualdad social, principios que el Partido Popular siempre ha pisoteado y además hasta la extenuación en los últimos cuatro años.

Acabo de leer un artículo de Javier Aroca, su título "Los irresponsables". en el que se aborda la continua y machacona postura del PP, C's y los medios afines de calificar como irresponsable la postura actual del PSOE, artículo con el que estoy decididamente de acuerdo. Copio y pego un fragmento:
Desde ya, a partir del inane acuerdo entre la paleo y la neoderecha, los responsables serán los que aseguren que todo siga igual, la economía, los recortes, el servilismo a los poderes económicos y financieros europeos, la corrupción, cuya extirpación pretende encabezarla un señor que no ha dado aún explicaciones de las propias y que lidera un partido, estimado como asociación para delinquir por la justicia, pendiente de sentarse en el  banquillo. Los irresponsables son los que quieren que esto cambie. Los que le dicen, no y no, a más de lo mismo y creen que puede haber una vida sana, responsable y patriótica sin Rajoy y los suyos . Hay un punto intermedio: los abstencionistas, no sé si con la nariz tapada o a pulmón. La nueva terapéutica del poder considera responsables a los que así actúen.

En este teatro del absurdo en que se han convertido las elecciones en España todo cabe. Si en la obra de Pirandello eran los personajes de una obra ya escrita los que andaban a la busca del autor que les escribiera sus papeles, el guión, algo parecido ocurre en el PSOE, y ocurre por la sencilla razón de que han olvidado (voluntaria, interesada y equivocadamente) el guión que se escribió a finales del siglo XIX. Un guión sencillo basado en una clara premisa: Ser un  partido de clase obrera, socialista y marxista. Tres virtudes que se mantuvieron como irrenunciables durante 100 años y que todas ellas en, 1974, se encargaron de lapidar Felipe Gonzalez, Guerra, Benegas, Bustelo y Castellano,... todos ellos a las órdenes de Brandt, Mitterrand y Pittermann.

No estaría mal que el PSOE además de ser responsable con lo mantenido en las dos últimas campañas electorales, comenzara a serlo también con los principios que justificaron su fundación. De momento, impedir a cualquier precio que el Partido Popular siga gobernando sería un buen comienzo, y para ello deberá buscar apoyos, que haberlos haylos.


Benito Sacaluga.

18 de agosto de 2016

RAJOY HUELE A MUERTO




No solamente se mueren los vivos, también de alguna manera se mueren los negocios que fracasan o las trayectorias profesionales de aquellos que caen en desgracia, hasta el amor muere. Esta "muertes" se ven venir sobre todo si los síntomas son muy evidentes. Una vez que la cosa empieza a "oler a muerto" va siendo hora de preparar el entierro y, si nos hace falta, buscar repuesto.

Yo era de los que pensaba que Rajoy se jubilaría como presidente de algo, bien del Gobierno, bien del Partido Popular o vaya usted a saber de que, siempre y cuando el puesto le permitiese el ejercicio del poder. Después de haber visto y oído sus dos últimas ruedas de prensa he llegado a la conclusión de que Rajoy desprende un insoportable olor a muerto politico, y además estoy convencido de que él lo sabe.

Rajoy ha pasado de dar saltos en el balcón de Genova a encontrarse frente a la triste realidad (para él) de que sus ocho millones de votos no le bastan para seguir ejerciendo el poder a lo déspota, que es la única forma de ejercerlo que entiende como posible, así lo ha ejercido durante cuatro largos años. Le han tocado buenas cartas pero no lo suficientemente buenas como para seguir manejando los hilos a su antojo y conveniencia, y claro, Rajoy o lleva cuatro reyes y además es mano o no juega a grande. Nadie quiere estrecharle la mano, entre otras cosas temen a que se quede con ella. Por otro lado, el solo hecho de que se le obligue colaborar en la limpieza de la corrupción que asfixia a su partido y a él mismo, es algo que le cortaría la digestión aunque llevase una semana ayunando.

No es que por fin se haya dado cuenta de que el problema es él, lo que sucede es que está convencido de que, aún si resulta investido presidente, no va a ostentar poder alguno y además se va a convertir en el pim, pam, pum de la oposición. En Europa Rajoy aguanta que se le ningunee y obedece, al fin y al cabo él no paga las consecuencias de su incapacidad, en tu propia casa la cosa cambia.

En sus dos últimas comparecencias hemos podido ver la imagen de un ser hastiado, falto de ilusión y además extremadamente incomodo, airado ante las preguntas de los periodistas. Si tenemos en cuenta sus contestaciones caeremos en la cuenta de que a Rajoy lo que le está preocupando es acabar cuanto antes con este "lió" de la investidura y, de una forma o de otra, desde el Gobierno o desde fuera, más temprano que tarde, lo que pretende es encontrar una salida airosa del panorama politico. Si no fuera así, es impensable que un politico destroce voluntariamente cientos de miles de votos en menos de quince minutos, que es lo que Rajoy acaba de hacer.

Hay quién dice que al Partido Popular le interesan nuevas elecciones, pero quienes lo dicen no tienen en cuenta que en el otoño que se avecina y desde los juzgados vamos a asistir a la puesta en negro sobre blanco de gran parte de lo que el Partido Popular niega en materia de corrupción interna. Además, y en cualquier caso, la aritmética parlamentaria poco a nada cambiaría y Rajoy lo que quiere para seguir en Moncloa es la mayoría absoluta, eso de "aquí se hace lo que yo digo y punto". Bien hartos deben de estar en el PP de este señor de Pontevedra y a buen seguro de que más de uno aplaudiría en silencio la hostia que le dieron junto a la iglesia de La Peregrina, pero hay que callar, el discípulo de Fraga es quién confecciona las listas, el que pone y quita a su antojo.

También es posible que unas nuevas elecciones pudieran beneficiar y mucho al PSOE. Al igual que en las últimas los votantes naturales del PP hicieron piña para impedir que Unidos Podemos de alguna forma estuviese en el Gobierno, puede que en las próximas muchos de los votantes del PSOE y de izquierdas que en las últimas elecciones votaron otras opciones se decanten por el voto útil al PSOE para impedir que el PP gobierne y acabar de una vez con tanta mentira y tanta mierda.

Para mí, como digo, Rajoy huele a muerto, puede que me equivoque, puede que la vida política de Rajoy se prolongue más de lo que me gustaría (que es exactamente el mismo tiempo que tardo en escribirlo), pero de lo que no me cabe ninguna duda es de que irremediablemente seguirá oliendo a muerto y ese olor no le gusta a nadie.




Benito Sacaluga.





12 de agosto de 2016

ALBERT EINSTEIN Y EL SOCIALISMO




Esta universalmente aceptado que Albert Einstein fue un científico excepcional, sin embargo son muchos los que desconocen su vertiente como pensador y sobre todo su compromiso con la política y la sociedad de su tiempo. Su encumbramiento como físico eclipsó gran parte de sus trabajos destinados a otras cuestiones, como por ejemplo su ideas sobre el socialismo.

En 1949 publica el ensayo ¿Por qué el Socialismo? (¿Why Socialism?). En menos de diez páginas nos regala una breve y acertada visión sobre el socialismo como solución frente al capitalismo, tanto como doctrina política como económica, sin abandonar un enfoque científico. 

Ahora que, al menos en España, está recobrando fuerza el debate capitalismo-socialismo (1), nueva y vieja política, socialdemocracia-liberalismo, voy a tratar de exponer un resumen de lo que el Premio Nobel alemán nos decía hace ya 66 años que entiendo está de plena actualidad, como lo demuestra el contenido de uno de los párrafos que abajo transcribo en su contexto y que aquí anticipo:
...los miembros de los cuerpos legislativos son seleccionados por los partidos políticos, financiados en gran parte o influidos de otra manera por los capitalistas privados quienes, para todos los propósitos prácticos, separan al electorado de la legislatura.
(2) ....El socialismo está guiado hacia un fin ético-social. La ciencia, sin embargo, no puede establecer fines e, incluso menos, inculcarlos en los seres humanos; la ciencia puede proveer los medios con los que lograr ciertos fines. Pero los fines por si mismos son concebidos por personas con altos ideales éticos y -si estos fines no son endebles, sino vitales y vigorosos-- son adoptados y llevados adelante por muchos seres humanos quienes, de forma semi-inconsciente, determinan la evolución lenta de la sociedad.

....A un mismo tiempo, el hombre es una criatura solitaria y social. Como ser solitario trata de proteger su propia existencia y la de aquellos que están más cercanos a él. Como ser social busca el reconocimiento y el afecto de sus congéneres, quiere compartir sus placeres, confortar a los demás en sus penurias y mejorar las condiciones de vida de los otros. Pero la personalidad que, por último, ha de imponerse está formada, en su mayor parte, por el entorno, por las estructuras de la sociedad en la que se desenvuelve....

.....El individuo está en condiciones de pensar, sentir, luchar y trabajar por si mismo; pero, en su existencia física, intelectual y emocional, depende tanto de la sociedad que es imposible pensar en él fuera del marco de aquella. La "sociedad" abastece al hombre de su comida, su vestido, un hogar, las herramientas de trabajo, las formas de pensamiento.....la vida del hombre es posible a través del trabajo y de los logros de muchos millones de personas del pasado y del presente, ocultas en la simple palabra "sociedad".

....Si nos preguntamos como se pueden cambiar las estructuras de la sociedad y la actitud cultural del hombre para hacer que la vida humana sea lo más satisfactoria posible, tendremos que tener en cuenta que existen ciertas condiciones que somo incapaces de modificar. La naturaleza biológica del hombre no está sujeta a cambio.

....En este punto, debo indicar, brevemente, lo que para mi constituye la esencia de la crisis de nuestro tiempo. La cuestión reside en la relación entre el individuo y la sociedad. El individuo ha tomado conciencia, más que nunca, de su situación de dependencia ante la sociedad. Pero no considera que esa dependencia sea un hecho positivo, sino que la ve como una amenaza a sus derechos naturales e incluso a su existencia económica. 

...La anarquía económica de la sociedad capitalista tal como existe hoy es, en mi opinión, la verdadera fuente de todos los males. Vemos alzarse ante nosotros una inmensa comunidad de productores, cuyos miembros luchan sin cesar para despojarse unos a otros de los frutos del trabajo colectivo, no ya por la fuerza, sino con el apoyo de unas reglas legalmente establecidas. En este plano, es importante comprender que los medios de producción en su mayoría son propiedad privada de ciertos individuos. El propietario de los medios de producción está en condiciones de comprar la capacidad laboral del trabajador. Mediante el uso de los medios de producción, el trabajador produce nuevos bienes que se convierten en propiedad del capitalista. El punto esencial de este proceso es la relación entre lo que produce el trabajador y lo que le es pagado, ambos medidos en valor real. En cuanto que el contrato de trabajo es "libre", lo que el trabajador recibe está determinado no por el valor real de los bienes que produce, sino por sus necesidades mínimas y por la demanda de los capitalistas de fuerza de trabajo en relación con el número de trabajadores compitiendo por trabajar. 

....El capital privado tiende a concentrarse en pocas manos, en parte debido a la competencia entre los capitalistas, y en parte porque el desarrollo tecnológico y el aumento de la división del trabajo animan la formación de unidades de producción más grandes a expensas de las más pequeñas. El resultado de este proceso es una oligarquía del capital privado cuyo enorme poder no se puede controlar con eficacia incluso en una sociedad organizada políticamente de forma democrática. Esto es así porque los miembros de los cuerpos legislativos son seleccionados por los partidos políticos, financiados en gran parte o influidos de otra manera por los capitalistas privados quienes, para todos los propósitos prácticos, separan al electorado de la legislatura. La consecuencia es que los representantes del pueblo de hecho no protegen suficientemente los intereses de los grupos no privilegiados de la población. Por otra parte, bajo las condiciones existentes, los capitalistas privados inevitablemente controlan, directamente o indirectamente, las fuentes principales de información (prensa, radio, educación). Es así extremadamente difícil, y de hecho en la mayoría de los casos absolutamente imposible, para el ciudadano individual obtener conclusiones objetivas y hacer un uso inteligente de sus derechos políticos.

....Los trabajadores, a través de luchas políticas largas y amargas, han tenido éxito en asegurar una forma algo mejorada de "contrato de trabajo libre" para ciertas categorías de trabajadores. Pero tomada en su conjunto, la economía actual no se diferencia mucho de capitalismo "puro". La producción está orientada hacia el beneficio, no hacia el uso. No está garantizado que todos los que tienen capacidad y quieran trabajar puedan encontrar empleo; existe casi siempre un "ejército de parados". El trabajador está constantemente atemorizado con perder su trabajo. El progreso tecnológico produce con frecuencia más desempleo en vez de facilitar la carga del trabajo para todos. La motivación del beneficio, conjuntamente con la competencia entre capitalistas, es responsable de una inestabilidad en la acumulación y en la utilización del capital que conduce a depresiones cada vez más severas. La competencia ilimitada conduce a un desperdicio enorme de trabajo, y a ése amputar la conciencia social de los individuos que mencioné antes.

....Considero esta mutilación de los individuos el peor mal del capitalismo. Nuestro sistema educativo entero sufre de este mal. Se inculca una actitud competitiva exagerada al estudiante, que es entrenado para adorar el éxito codicioso como preparación para su carrera futura.

....Estoy convencido de que hay solamente un camino para eliminar estos graves males, el establecimiento de una economía socialista, acompañado por un sistema educativo orientado hacia metas sociales. En una economía así, los medios de producción son poseídos por la sociedad y utilizados de una forma planificada. Una economía planificada que ajuste la producción a las necesidades de la comunidad, distribuiría el trabajo a realizar entre todos los capacitados para trabajar y garantizaría un sustento a cada hombre, mujer, y niño. La educación del individuo, además de promover sus propias capacidades naturales, procuraría desarrollar en él un sentido de la responsabilidad para sus compañeros-hombres en lugar de la glorificación del poder y del éxito que se da en nuestra sociedad actual.

....Sin embargo, es necesario recordar que una economía planificada no es todavía socialismo. Una economía planificada puede estar acompañada de la completa esclavitud del individuo. La realización del socialismo requiere solucionar algunos problemas socio-políticos extremadamente difíciles: ¿cómo es posible, con una centralización de gran envergadura del poder político y económico, evitar que la burocracia llegue a ser todopoderosa y arrogante? ¿Cómo pueden estar protegidos los derechos del individuo y cómo asegurar un contrapeso democrático al poder de la burocracia?



Benito Sacaluga



(1) No confundir socialismo con PSOE, al menos desde octubre de 1974
(2) Albert Einstein. Editorial Crítica.(2005). ISBN: 84-8432-655-1

10 de agosto de 2016

CIUDADANOS, EL PARTIDO QUE NUNCA EXISTIÓ






Corría el año 1943, las tropas aliadas planeaban un desembarco en Sicilia, los nazis lo sabían y protegían la isla con una elevada concentración de fuerzas militares y material bélico. En esta situación el éxito del desembarco quedaba fuertemente comprometido, tanto que se aconsejaba no efectuarlo. Ante este problema los servicios secretos británicos idean una estrategia para engañar a los alemanes. Se hacen con el cadáver de un vagabundo anónimo y lo visten de oficial británico, en los bolsillos de su uniforme colocan credenciales, documentos de identidad, cartas de alto secreto, recibos de lavandería e incluso una carta de amor de una falsa prometida, a ello unen abundante documentación (falsa) que pone de manifiesto la intención de los aliados de no desembarcar en Sicilia tal y como estaba planeado, trasladando el desembarco a Grecia y Cerdeña. Así vestido y documentado, el muerto es arrojado al mar en las proximidades de Punta Umbria (Huelva), lugar donde es encontrado por un pescador de "El Portil" junto a lo que queda de una pequeña lancha neumática. Ni que decir tiene que las autoridades españolas inmediatamente informan del hallazgo a los alemanes. Los nazis acaban por creerse el montaje y proceden a retiras fuerzas militares de Sicilia para enviarlas a Grecia y Cerdeña. Finalmente los aliados desembarcan en Sicilia y con gran éxito. Hechos reales que forman parte principal del guión de una excelente película estrenada en 1956: El hombre que nunca existió (The man who never was), cuyo visionado recomiendo.

Sin necesidad de hacer grandes alardes de imaginación encontraremos ciertas similitudes entre la estrategia aliada para engañar a los alemanes y la utilizada por el Partido Popular para engañar a los españoles, solo que en el caso de Rajoy en lugar de arrojar al mar el cadáver de una persona con identidad y planes falsos, lo que ha hecho ha sido utilizar un falso partido para atraer la atención de sus rivales politicos, condensar en el la pérdida de votos hacia el centro y finalmente ponerlo sin miramientos a sus órdenes. La estrategia le ha funcionado a Rajoy casi a la perfección, y digo casi por la sencilla razón de que los planes de Rajoy eran conseguir sumar junto a C's los mismos votos que en 2011 le dieron la mayoría absoluta. Todo, hasta la alianza de C's con el PSOE, estaba diseñado para el engaño y  mandar al PSOE a una posición residual dentro de la política española. Rajoy y Rivera, Rivera y Rajoy (son la misma cosa) habrían conseguido así cargarse el bipartidismo para que en la práctica imperase un partido único, para que la derecha gobernase en España sine die.

Ante este panorama al PSOE solo le queda una opción, si es que quiere seguir siendo una fuerza política respetable y con opciones de gobierno, y esa opción es seguir negándose a facilitar con su abstención la investidura de Rajoy, para finalmente exclamar un sonoro NO en las dos sesiones de investidura que nos esperan. Ahora no toca echar cuentas sobre los resultados de unas posibles terceras elecciones, ahora es el momento de demostrar a sus votantes, con hechos, que no están dispuestos a permitir que repita gobierno un partido politico con causas abiertas en los tribunales, una corrupción interna incalculable y siempre creciente y que ha llevado a cabo unas políticas sociales y económicas que han hecho retroceder 40 años los derechos de los españoles de a pie, unos españoles que, además, suponen el 100% de sus votantes.



Benito Sacaluga




5 de agosto de 2016

EL ELEGIDO


Dedicado a Eva


Todos lo sabemos: La clase política española está instalada en la mediocridad. Y así nos va. Los españoles han depositado sus votos en las urnas, no una vez sino dos en poco más de seis meses. Sabemos que partidos politicos han obtenido más escaños, pero, aunque parezca mentira, no sabemos que es lo que van a hacer con ellos, ni ellos mismos lo saben. No importa, ellos tienen el escaño y nosotros ya no tenemos nada que decir. Estamos en sus manos. Lejos quedan los programas politicos, las promesas y los motivos que esgrimieron para reclamar nuestro voto. Ahora que ya tienen el escaño lo que quieren es el poder y harán cualquier cosa para conseguirlo, incluso renegar de sus principios éticos y politicos.... en el caso de que los tengan.

Desde diciembre de 2015 estamos esperando la investidura de un presidente de gobierno. La mediocridad de los cuatro posibles candidatos impide la elección. Que fácil sería todo si cualquiera de ellos fuese capaz de esgrimir argumentos contundentes para ser investido, sin embargo solo nos hacen llegar vanalidades de patio de colegio para justificar su incompetencia y, lo que es peor, eludiendo la obligación de ser honrados con quienes les votaron. Discursos aderezados con múltiples invocaciones a la patria, a España y, por supuesto, a esa "gran unidad de destino en lo universal" que es España, tal y como lo explicitó Falange Española en 1933, marcando así, antes y ahora, a los partidos independentistas como inhabiles y despreciables para cualquier tipo de dialogo a pesar de que estos tengan abundante representación parlamentaria. Mal camino. De seguir por esta senda puede que hasta llegue a cuestionarse la conveniencia de la existencia de los partidos politicos, tal y como lo hacia Falange Española durante la Segunda República, supresión de los partidos politicos que finalmente se consiguió.

Ante el desacuerdo existente en el Parlamento sobre quién debe gobernar es necesario que se produzcan cesiones por parte de todos los actores implicados. Solo Unidos Podemos se mantiene inflexible en su "no" al Partido Popular. Pase lo que pase lo que no sería de ninguna forma aceptable es que las cesiones alcanzasen a la renuncia a los valores que los partidos defienden, valores que constituyen el principal motivo por el que se les ha votado. Con eso no se juega y además es un arma de doble filo.

La derecha ha sido la fuerza política más votada en las dos ultimas elecciones, es cierto, en parte gracias a la diáspora de la izquierda, pero ello no supone en absoluto que pueda formar gobierno, todos lo sabemos. Ahora el asunto se centra en un cambio de cromos para que la derecha siga gobernando. Existe una posibilidad real de que la izquierda española consiga formar gobierno, pero parece ser que tal posibilidad está descartada a pesar de que los votantes de izquierda la exijan sin contemplaciones. 

Es posible un gobierno de izquierdas, es posible deshacernos de las antisociales políticas de la derecha, pero los partidos llamados a ello no escuchan a sus votantes, se pierden en estrategias de supervivencia política, piensan más en ellos que en las clases trabajadoras, que en sus votantes, atesorando esos pedacitos de papel que, de seguir así, nunca habrán merecido. En este punto y ante la equívoca posición del PSOE me veo obligado a dar la razón a Falange Española: "Unos pedacitos de papel depositados cada dos o tres años en unas urnas, son la única relación entre el pueblo y los que dicen representarle".

Hoy es el aniversario del asesinato de "Las trece Rosas" (05-08-1939) a manos de la policía franquista. Trece muchachas, casi niñas, costureras, La dictadura acababa de llegar, ellas desde las Juventudes Socialistas Unificadas, una organización formada por jóvenes del PSOE y del PCE, siguieron luchando por el sueño republicano. El precio que pagaron: sus propias vidas. Una vidas recién estrenadas arrebatadas por los disparos de los fusiles franquistas contra una de las tapias del madrileño cementerio de La Almudena. Yo me pregunto que pensarían ellas si viesen como el PSOE facilita el gobierno a un partido fundado por altos cargos del franquismo, en lugar de hacer todo lo posible junto a otras fuerzas políticas por enviarle a la oposición por el resto de sus días para finalmente dar paso a una derecha honrada.

Quizás la solución sea mantenernos en las catacumbas, temerosos y conquistados, a la espera de descubrir a ese "elegido" que las Hermanas Wachowski crearon para liberar a la humanidad. De momento nuestro mediocres politicos siguen inconscientes en sus cápsulas, contribuyendo a alimentar al sistema que nos explota, formando parte de el. Esperaremos para ver de que color es la pastilla que elige el PSOE.


Benito Sacaluga